Fuente: El Patagónico

La Legislatura porteña aprobó hoy, por ley, la creación de un régimen de becas estudiantiles para alumnos secundarios de la Ciudad, tras la polémica desatada por el recorte del Gobierno local de ese subsidio.

La ley establece que la beca a los secundarios porteños alcanzará los 1240 pesos y fija los criterios para el otorgamiento de esta ayuda que fue creada con la intención de impedir el abandono de los estudios de los adolescentes en situación de vulnerabilidad.

La norma contempla la conformación del sistema de becas con la finalidad de "garantizar el acceso, permanencia, reingreso y promoción de alumnos de escuelas de nivel medio de gestión estatal que se encuentren en situación de vulnerabilidad socioeconómica", según el texto votado en la sesión ordinaria.
Además garantiza que "el monto anual de cada una de las becas ascenderá a una suma de dinero que como mínimo resulte equivalente al 100% del salario mínimo, vital y móvil".

Esta ley, debatida dentro de la Comisión de Educación, llega a pocas semanas del conflicto que atravesó el sector educativo porteño tras el recorte de becas ejecutado por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Tras esa medida, los alumnos iniciaron una serie de protestas que incluyeron la toma de varios establecimientos educativos y hasta obligó al ministro Mariano Narodowski a concurrir a la Legislatura en dos oportunidades a explicar las razones que generaron el ajuste.

Con este escenario, la Legislatura aprobó la ley de becas para los estudiantes, quienes recibirán por cada ciclo lectivo el subsidio, que se "constituirá en un beneficio personal e intransferible del alumno beneficiario, así como también será renovable anualmente cuando se acrediten las condiciones que determinaron su otorgamiento".

Los criterios del otorgamiento de la beca tendrá en cuenta que los alumnos integren un hogar cuyo ingreso mensual resulte igual o menor a 1,5 del salario mínimo, vital y móvil, que concurran a escuelas de reingreso o que se encuentren en situación de calle, entre otros requisitos.

El pago del beneficio se efectuará en dos cuotas: la primera se percibirá antes de los tres meses de la finalización del período de inscripción y consistirá en el 50 % de la asignación y la segunda se percibirá hasta el 30 de agosto.

La ley aprobada fue elaborada por los diputados Enrique Olivera, Sergio Abrevaya, Teresa De Anchorena, Diana Maffia y Guillermo Smith, con agregados de los legisladores Alejandro Rabinovich, Oscar Moscariello, Fernando de Andreis, Diego Kravetz, Cristian Asinelli, Pablo Failde, Silvia La Ruffa y Patricia Walsh.

Ellos definieron a las becas como "el elemento que permite al alumno ayudarse y apoyarse en algunas de sus necesidades, como material didáctico, útiles y transporte" y sostuvieron que "para chicos en situaciones de vulnerabilidad social extremas" esta ayuda "no debe ser un beneficio, debe ser un derecho".
Diego Kravetz, titular de la bancada K en la Legislatura porteña, aseguró "al pautar los requisitos para el otorgamiento de las becas, transparentamos la implementación del sistema y hacemos que la solución al conflicto sea de la manera más justa posible".

Por su parte, De Andreis dijo que "este régimen de becas es una herramienta de inclusión escolar que intenta evitar que los chicos abandonen sus estudios por limitaciones socioeconómicas".

La diputada Patricia Walsh afirmó que la ley "es un paso adelante, fruto de la lucha de los estudiantes y establece criterios claros de otorgamiento y la facultad indelegable del Estado en el monitoreo".

"La ley de becas para las escuelas secundarias busca facilitar la continuación de los estudios de los chicos y chicas con vulnerabilidad económica y social", sostuvo el legislador Enrique Olivera, quien agregó que "fue fruto del consenso entre los distintos bloques legislativos y recoge también las sugerencias de alumnos de la enseñanza media".