Fuente: Página 12

La discusión sobre las medidas represivas que exigió el gobierno porteño y que no fueron correspondidas por la Policía Federal el miércoles pasado, cuando los vecinos de la Villa 31 cortaron la autopista Illia, no se terminó. De hecho, ayer se extendió al ámbito legislativo luego de que Horacio Rodríguez Larreta criticara al ministro de Justicia, que el miércoles había tratado de “mentiroso” a Mauricio Macri por afirmar que había una orden judicial para reprimir. “El ministro Aníbal Fernández lo puede prevenir: manda a la policía y no deja que corte”, advirtió el jefe de Gabinete porteño, en caso de futuras protestas. “Larreta es un hombre de muy poca formación –descalificó Fernández–. No conoce de este tema, cree que el poder de policía debe ejercerse de toda forma. Es una hermosa burrada ésa.”

“Macri miente cuando dice que la culpa es de Aníbal Fernández: el Ejecutivo Nacional no puede ordenarle a una fiscalía qué es lo que tiene que hacer. Se llenan la boca hablando de institucionalidad, pero cuando tienen un problema pretenden que la Nación intervenga el Poder Judicial”, criticó ayer el jefe de bloque kirchnerista de la Legislatura porteña, Diego Kravetz.

En el informe policial consta que el lunes la jueza pidió que se “dialogue” para liberar un carril. Algo que los manifestantes hicieron luego de que llegara la promesa de una reunión con las autoridades, pero “se les impuso como condición para ser recibidos que liberen totalmente la autopista, generando esta actitud el descontento de los dirigentes”.

Entonces los manifestantes pidieron hablar con Rodríguez Larreta en el corte, aunque el jefe de Gabinete no se presentó. “Si está la amenaza, que vayan, pongan la policía y no los dejen cortar. Que no vuelvan a tener a la ciudad de rehén, es un disparate, o que nos pasen la policía a nosotros, pero que hagan algo”, declaró ayer Larreta. “¿Por qué una solución tiene que salir por los palos y no por una política de discutir con los vecinos para resolver los problemas?”, le “preguntó” Fernández ayer.

“Macri no tiene política de vivienda y sólo quiere reprimir”, agregó la legisladora kirchnerista Silvia La Ruffa, para quien “la cuestión con los vecinos de la Villa 31 y 31 bis es habitacional, por lo que el conflicto no puede resolverse con represión policial”. Sin embargo, el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, quiso desvirtuar el reclamo de los vecinos asegurando que había “intencionalidades políticas” y criticó la “falta de reacción de la fuerza de seguridad de liberar una traza que es la más importante de acceso a la Ciudad desde la zona norte hacia el centro”.

La respuesta llegó, una vez más, de boca de Kravetz, que acusó a la administración macrista de no haber leído la Ley de Seguridad Pública. “La misma que votamos hace días y que establece que el uso de la fuerza pública debe ser en la medida estrictamente necesaria y siempre que no inflija un daño excesivamente superiores al que se quiere hacer cesar.”