Fuente: La Razón

El debate siguió. Ahora desde el macrismo evalúan "perfeccionar el texto de la ley", admitió el ministro de Hacienda.

Montenegro debatió con Silvia La Ruffa (kirchnerista). El Ministro expuso el presupuesto para su área.

Despertó polémica entre los vecinos y un fuerte rechazo de la oposición. Ahora, frente a la reacción que generó el proyecto de la ley tarifaria, el Gobierno porteño decidió abrir una negociación e intentar bajar el tono de la pelea. Así, Néstor Grindetti, el ministro de Hacienda de la Ciudad, admitió ayer que finalmente podría haber cambios en el proyecto oficial. Y una vez más, aclaró que el tributo no se extenderá a más rubros. "Definitivamente las prepagas están afuera y los servicios también porque son contratos de adhesión. Vamos a introducir una exención específica para eso", subrayó el funcionario.

El proyecto oficial prevé gravar en un 0,6% los gastos con tarjeta de crédito, en un 2% la compraventa de autos usados y en un 0,8% las pólizas de seguros de automotores, vida, retiro, robo o incendio. Pero también pretendería aplicar un 0,8% a los contratos de adhesión, algo ahora desmentido de plano.

"Esto recién empieza, estamos dispuestos a ver todas las alternativas. Vamos a tratar de perfeccionar el texto de la ley escuchando a la oposición y a la gente para que sea lo más claro posible" remarcó Grindetti.

Además, ayer también asistió a la Legislatura, el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Guillermo Montenegro, quien dio detalles ante los legisladores acerca de los gastos que prevé realizar en el 2009, que contemplan la puesta en marcha de la Policía Metropolitana. El Presupuesto 2009 de la gestión de Macri asciende a 17.000 millones de pesos.