Fuente: Clarín

Horacio Aizpeolea.
haizpeolea@clarin.com

En diciembre de 2003, cuando asumieron los actuales diputados porteños, había bloques zamorista, ibarrista, macrista, bullrichista/lopezmurphista y socialista, entre otros. Meses antes llegaba Néstor Kirchner a la presidencia, pero su influencia política no se había traducido en un bloque "oficial". El macrismo, en tanto, acumulaba 23 bancas. Un año y medio después, con 10 diputados y varias probables incorporaciones futuras, el llamado "bloque K" es la primera minoría parlamentaria. El embrión del kirchnerismo fueron dos pequeños bloques: El 11 de Marzo, integrado por Diego Kravetz, Milcíades Peña y Claudio Ferreño; y el Frente Popular de la Ciudad, de Francisco Talento, Ariel Schifrin y Ana Suppa. Todos habían llegado al parlamento en listas de apoyo a la reelección de Ibarra. En mayo de 2004, la figura presidencial empezó a revelar un asombroso poder aglutinador: Kravetz, Ferreño, Talento y Suppa armaron el bloque Frente para la Victoria. Kirchenrismo puro. A ellos se sumaron Marta Talotti, ex cavallista y quien había llegado a la banca con el Partido de la Ciudad, aliado de Ibarra, y SILVIA LA RUFFA, que abandonaba así el bullrichismo. El nuevo bloque absorbía por derecha y por izquierda. Silmultáneamente al engorde del espacio K, la confederación de partidos pequeños y personalismos diversos que conformaban el bloque macrista entraba en crisis: el primero en desprenderse fue el Chango Farías Gómez. Armó un unibloque pero luego se fue con los K. Compromiso para el Cambio empezó el año dividido en dos grandes grupos: uno ortodoxo, encabezado por Gabriela Michetti, y otro "alineado en el espacio macrista", dirigido por Santiago de Estrada. Empezó entonces un lento desangre de la ortodoxia macrista a expensas del kirchnerismo: primero se fue el peronista Helio Rebot. Después, la también peronista Alicia Bello, que formó un unibloque, pero va a las reuniones del grupo K. Florencia Polimeni, radical aliada al macrismo, acaba de dejar este espacio, disgustada porque su grupo quedó afuera de las listas para octubre, que trabajosamente está armando la alianza Macri—López Murphy. "Por ahora formará un unibloque (habrá nueve de estos en la Legislatura), pero en los hechos será la diputada 11 del espacio K", dijo una colega de Frente para la Victoria. Mónica Bianchi, desde la izquierda (ingresó en una lista ibarrista), es otra de las alineadas con los K. "¿Si el macrismo expresó su malestar por las deserciones? No, son las reglas del juego. Macri no tiene un proyecto político capaz de retener a su gente", disparó Kravetz. Próximamente, los K podrían sumar a la ex ibarrista Sandra Dosch (identificada con el ex secretario de Ibarra, Abel Fatala) y a la ex macrista Sandra Bergenfeld. Un recuento de los principales bloques, indica: el kirchnerismo, 10 diputados; aliados macristas, 9; macrismo puro, 7.

LA LISTA
El grupo K tiene definida su lista para las próximas elecciones a legisladores porteños: la encabezan Elvio Vitali (director de la Biblioteca Nacional), Juan Manuel Olmos (del gremio de los porteros) y SILVIA LA RUFFA.