Fuente: Noticias Argentinas

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se disponía a aprobar esta noche la Ley de Seguridad Pública, que habilita la creación de la Policía Metropolitana, una de las mayores ambiciones del jefe de
Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Luego de cinco meses de tratamiento en la Comisión de Seguridad de la Legislatura, el kirchnerismo y el PRO llegaron a un acuerdo sobre algunos de los puntos de la ley para permitir llevarla al recinto para ser aprobada.

El consenso se logró en gran parte luego de que el bloque del PRO desistiera de la idea de una fuerza policial autárquica, y concediera así al kirchnerismo, segunda fuerza en la Legislatura, la pretensión de que la policía sea controlada por el Ministerio de Seguridad porteño.

En la apertura del debate, la titular de la Comisión de Seguridad, la kirchnerista Silvia La Ruffa, sostuvo que "la ley de Seguridad Pública es mucho más que una ley de policía; Macri quería la Policía, esta Legislatura quiere la seguridad".

La Ruffa felicitó a los miembros de la Comisión, entre ellos, el legislador Cristian Ritondo, quien a su turno le devolvió los elogios, tras asegurar que con esta ley empezará a "tener sentido esto de la Ciudad Autónoma".

Pese a los elogios, no quedaron fuera de los discursos las criticas del macrismo al ministro de Justicia y Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández.

"En Buenos Aires no se puede seguir dependiendo en materia de seguridad de los humores de un ministro", disparó Ritondo en alusión al ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

Otro de los puntos del debate fueron los fondos que solventará al cuerpo policial, una vieja polémica entre la Ciudad y la Nación.

Sobre esto ahondó el jefe de la bancada de la Coalición Cívica, Enrique Olivera, quien resaltó que "el Gobierno nacional debe transferir los recursos" para el financiamiento de la fuerza policial.

"Entiendo que el bloque kirchnerista vote esta ley, maravilla de negocio que hacen, se ahorran 500 millones de dólares", fustigó Olivera, pese al acuerdo al que llegaron los bloques mayoritarios.

Sin embargo, las oposiciones llegaron particularmente desde los bloques del progresismo no kirchnerista como los de Aníbal Ibarra, Martín Hourest y Patricia Walsh quienes no acompañaron el proyecto.

Hourest consideró que "no hay ciudad segura con más policía, sin ciudad segura con más derechos", y acusó al Gobierno porteño de "pasar de garantizar la seguridad de lo público al espectáculo de la seguridad pública".

La ley marco para la creación de la Policía Metropolitana será acompañada por una ley que autorice la creación del Instituto de Policía, que estará ubicado en el Club Español, y la de creación de la Policía Judicial, que estará a cargo de asuntos estrictamente jurídicos.

Sin embargo, la discusión continuará cuando se debata acerca del Estatuto de la Policía Metropolitana, que regulará las condiciones de trabajo de los oficiales porteños.

Según el ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, el Gobierno estará en condiciones de reclutar a los primeros oficiales en marzo.