Fuente: El Patagónico

Los legisladores porteños ultiman los detalles para aprobar esta semana la ley que permita la conformación de la Policía Metropolitana, tras la marcha atrás del bloque macrista que insistía en que la nueva fuerza de seguridad de la Ciudad debía ser autárquica, una figura que era resistida por la oposición del Parlamento capitalino.

El proyecto, que es considerado clave por la gestión de Mauricio Macri, será discutido en la sesión del jueves próximo de la Legislatura, según coincidieron en asegurar a Télam fuentes parlamentarias de los distintos bloques.

La iniciativa plantea la creación de la Policía Metropolitana propia para la Capital Federal compuesta por nuevos agentes, cuyo reclutamiento y capacitación están supeditados a la sanción de la ley.

Además, prevé que la fuerza tenga competencia exclusiva en materia de protección de las personas y bienes, seguridad y prevención del delito y auxiliar de la Justicia, dentro de la jurisdicción de la Capital.

La llegada de la norma al recinto ocurre tras meses de discusión dentro de las comisiones de Seguridad y Justicia, donde el tema más áspero de acordar fue el punto vinculado a la intención del macrismo para que la Policía sea autárquica, es decir, que pueda manejar su propio presupuesto.

Si bien el proyecto que entrará al recinto está propiciado por el macrismo, existen tres dictámenes de minoría impulsados por la diputada del Frente para la Victoria Silvia La Ruffa, el ibarrista Gonzalo Ruanova y el legislador Martín Hourest.

"Vamos a dar el debate por la Policía en la Legislatura ya que desde el PRO se mostraron dispuestos a acercar posiciones respecto de nuestro rechazo a avalar la autarquía", explicó a Télam la legisladora del Frente para la Victoria.

La Ruffa también señaló la necesidad que la nueva fuerza sea controlada por el poder político al sostener que "queremos una policía conducida por el ministro de Seguridad, que no se autorregule y que responda al poder político".

Por su parte, el legislador macrista Cristian Ritondo confirmó que los bloques están "avanzando punto por punto del despacho para tener entre todos el mayor consenso posible para tener una Policía en la Ciudad".

En ese sentido, el legislador afirmó que para superar las diferencias "no va a estar la palabra autarquía" en la futura ley y explicó que la procedencia del jefe de la nueva fuerza no será excluyente; esto es, que podría estar a cargo de un civil o de un agente policial de carrera.

Con este escenario, la semana pasada existieron varias reuniones en las que participaron los legisladores, sus asesores y el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, ante la posibilidad que el proyecto fuera tratado en la sesión del último jueves, que, finalmente, estuvo dedicada al conflicto con los docentes.

Según el proyecto, los requisitos para ser miembro de la Policía Metropolitana son ser ciudadano nativo o por opción, y, al momento de ingreso, tener más de 18 años, estudios secundarios completos y acreditar aptitud psicofísica compatible con la función y tarea a desarrollar.

Los nuevos agentes serán formados el Instituto Superior de Formación Policial, dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad, que, según trascendió, será emplazado en el Club Deportivo Español, en el Parque Avellaneda.