Fuente: Parlamentario

El dictamen favorable para su creación se emitirá en la primera quincena de septiembre, según anticipó a Parlamentario Silvia La Ruffa. Su funcionamiento se prevé para fines de 2009.

La legisladora Silvia La Ruffa sostiene que se avanzó mucho en la conformación de una nueva fuerza policial porteña, pero confiesa que aún persisten diferencias entre los bloques. Descree que Mauricio Macri cuente con un plan de transición para el momento en que los primeros agentes de la Policía Metropolitana asomen a la calle y es enfática al sostener que la conformación de un Instituto de Seguridad Pública y su conducción se ejerza a través de una cúpula civil. A continuación los pasajes más relevantes de la entrevista que Parlamentario mantuvo con la diputada del FpV.

“Aún persisten diferencias entre los bloques, aunque hay cuatro o cinco líneas estratégicas comunes que se van a convertir en políticas de Estado cuando votemos el proyecto de ley”, advierte la presidenta de la Comisión de Seguridad.

Consultada sobre el resultado de las entrevistas mantenidas con representantes sectoriales y funcionarios ligados al tema, La Ruffa responde que “coincidimos en la necesidad de que haya un marco general de seguridad ciudadana que encuadre la creación de la Policía Metropolitana y que establezca quiénes son todos los actores del sistema. Además, que refuerce la conducción política institucional del jefe de Gobierno y que robustezca al Ministerio de Justicia y Seguridad en las funciones que deba cumplir”.

“Esta Policía Metropolitana será la primer Policía que se crea desde 1983. Será la primer Policía democrática y no estará autogobernada, porque muchos de quienes estudian el tema atribuyen la delegación de los problemas de seguridad en la propia Policía, el origen de la inseguridad”, expresa, casi con orgullo de ser una de las artífices del nuevo esquema de seguridad para la Capital Federal.

“La seguridad es un tema de interés público, se deben evaluar las causas estructurales que genera la criminalidad y a ello obedece la creación de la Academia de Policía o del Instituto de Formación, aunque aún no está determinada la denominación. Será esa una de sus funciones”, agrega, para clarificar el objeto de la nueva institución policial.

Pasos finales

En cuanto a los tiempos, señala que “en la primer semana de septiembre estaremos despachando los dictámenes, todavía hay trabajo por hacer ya que aún existen diferencias en la organización, en las facultades, en los principios de actuación, en el rol de la comunidad. Pero como positivo de esta primera etapa destaco que el trabajo realizado se convertirá en políticas de Estado”, señala persuadida de la importancia de la labor realizada.

Sobre el modo de control que tendrá el organismo, la diputada kirchnerista no tiene dudas: “Tengo la firme convicción de que el control policial debe ser externo, bajo la conducción política del ministro del área, la comunidad tiene que tener un rol en la evaluación del desempeño policial y del sistema de seguridad. El jefe de Gobierno debe enviar un informe anual a la Legislatura en el que detalle cuales son los objetivos de ése año en materia de seguridad para que el Parlamento pueda hacer un seguimiento concreto de la implementación de la política de seguridad”.

En tal sentido, se muestra crítica. “El tema del control sobre la fuerza también está incluido en el proyecto del jefe de Gobierno y hace referencia a un control externo, lo que pasa es que la propuesta de Macri en este tema tiene sólo un título y los proyectos presentados por los diputados Martín Hourest y Gonzalo Ruanova, tienen más detalles de cómo hacer ese control externo”, señala ya en su rol de opositora.

“El nivel salarial de los agentes policiales debe permitir tener un Policía bien capacitado y bien remunerado, cuya única función sea la de ser Policía” señala, para afirmar luego que “estaremos atentos a que los salarios tengan un nivel relativamente similar para no generar trabajadores de primera y de segunda en la Ciudad”.

Ante la pregunta de si la implementación de la Policía Metropolitana significará una disminución relevante de la inseguridad, La Ruffa es rotunda en su respuesta: “La Policía es sólo un instrumento más de las políticas de seguridad; el sistema debe tener políticas de prevención social del delito y de prevención situacional”, expresa y subraya que “eso sería una ley marco”.

En cuanto al tiempo que insumirá la puesta en marcha del nuevo organismo, la legisladora del FpV cree que “dentro de un año podrá estar en la calle la primer camada de agentes de la Policía Metropolitana; la intención del jefe de Gobierno es que estén antes de la elección del año que viene; creo que por todo lo que implica terminar de sancionar la ley, su promulgación, que se haga la convocatoria, la conformación del Instituto, todo ello sugiere que recién será posible para fines de 2009”, manifiesta, como para despejar falsas expectativas.

Respecto a la formación académica que tendrá el nuevo centro de estudio policial, La Ruffa sostiene que “el Instituto de Formación dependerá del ministro de Seguridad, debe tener una norma que contenga la currícula, la cual debe ser homologada por el ministerio de Educación”, manifiesta y aclara que “serán quinientos los agentes; la fijación de los cupos es una atribución exclusiva del jefe de Gobierno a través del ministro de Seguridad”. Asimismo, precisa que será la “prevención del delito en el espacio público, la función primaria de los agentes egresados del Instituto”.

Un tema que preocupa a propios y extraños es la relación que tendrá la Policía porteña con la Federal. En este punto la diputada es tajante: “La forma de relación de estos agentes con la Policía Federal habría que preguntárselo a Macri. Nuestra principal crítica a Macri no es tanto a lo que dice sino lo que calla; y fundamentalmente la falta de planificación de la transición, esto es del día después que se promulga la ley, momento en el que debemos empezar a implementarla y modelar la convivencia con la Policía Federal”.

Para la legisladora el consejo académico de la nueva institución de formación policial debe ser conducido por civiles que conozcan el tema, con experiencia en derecho penal, sociología, ciencia política, antropología y licenciados en Seguridad que puedan pensar en una currícula que garantice tener una Policía respetuosa de los derechos humanos, altamente calificada, que pueda relacionarse con la comunidad.

“La conformación del instituto es una pieza clave en el éxito de este nuevo paradigma de la seguridad”, expresa convencida de la trascendencia que tendrá su labor en el futuro.