Fuente: La Nación

La Comisión de Seguridad emitió un dictamen de mayoría; habría ley en un mes

Por Angeles Castro
De la Redacción de LA NACION

La Legislatura porteña tiene previsto aprobar antes de fines de mes, o en los primeros días de octubre, la ley de seguridad pública de la ciudad que contempla la creación de la policía metropolitana.

Así lo confirmaron la kirchnerista Silvia La Ruffa y el macrista Cristian Ritondo, presidenta y miembro de la Comisión de Seguridad, respectivamente, que ayer emitió un despacho de mayoría que establece las bases jurídicas e institucionales fundamentales del sistema de seguridad pública porteño.

Si bien el dictamen obtuvo solamente el respaldo de diputados de Pro, y tanto el kirchnerismo como el ibarrismo mantienen varias objeciones al contenido, referentes de los dos espacios opositores destacaron los avances logrados respecto del borrador original remitido por el Poder Ejecutivo y la buena recepción de Pro a los cambios propuestos.

Lo cierto es que, pese a las disidencias que presentará la oposición sobre algunos puntos del proyecto de ley, el texto tiene amplias posibilidades de prosperar -en lo que sería el primer paso para el despliegue de una fuerza de seguridad propia en la Capital- porque sólo requiere el respaldo de la mitad de los presentes en el momento de la votación (mayoría simple).

"Nuestra intención fue siempre sancionar una ley acordada, consensuar una política de Estado para atender la seguridad pública en la ciudad de Buenos Aires. Probablemente, los otros bloques acompañen la ley en general y sólo presenten observaciones parciales", destacó Ritondo, ex viceministro del Interior de la Nación y uno de los diputados de Pro que más trabajaron en el tema. El otro fue Martín Borrelli.

Puntos básicos

La Ruffa, en tanto, destacó justamente el hecho de haber acordado lo que llamó "puntos básicos que van a ser políticas de Estado", entre ellos:

1) El jefe de gobierno será el responsable político de la conducción del sistema de seguridad pública de la ciudad (artículo 10)

2) El jefe de gobierno tendrá la obligación de enviar a la Legislatura un plan anual de seguridad pública (art. 11)

3) La promoción de participación comunitaria a través de foros de seguridad, cuyo funcionamiento será establecido por otra ley (art. 17)

4) Los miembros de la policía metropolitana contarán con un régimen de carrera único (art. 39)

5) La fuerza tendrá un sistema de capacitación por fuera de la institución policial, ya que el Instituto Superior de Formación Policial dependerá del Ministerio de Justicia y Seguridad (art. 58)

6) El control de la policía metropolitana será ejercido por una auditoría externa especial, que también dependerá del ministerio y cuyos miembros serán elegidos por concurso (art. 56)

7) La descripción de principios básicos de actuación de la policía que, entre otros, excluye el deber de obediencia (art. 30).

En cambio, el kirchnerismo y el ibarrismo -según explicó el legislador de Diálogo por Buenos Aires Gonzalo Ruanova- rechazan la autarquía administrativa y financiera propuesta para la fuerza por los diputados macristas (el borrador del Poder Ejecutivo no la preveía), al igual que la determinación del estado policial permanente de los futuros agentes.

"Creemos que deben portar el arma reglamentaria sólo en horario de trabajo. Pero cuando terminan su tarea deben volver a ser ciudadanos civiles y dejar el arma reglamentaria en la dependencia. Buscamos que la ciudadanía vea a la policía, y la institución se perciba a sí misma, como una entidad civil. Son servidores públicos", dijo La Ruffa.

Ruanova consideró que el estado policial "sólo se logra a partir de haber hecho la capacitación en el Instituto Superior de Formación Policial, no por decisión del jefe de gobierno".

Sucede que, según el despacho de mayoría firmado por Pro, "el jefe de gobierno, a propuesta del Ministro de Justicia y Seguridad, podrá otorgar estado policial a aquellos funcionarios que por su particular nivel de responsabilidad así lo ameriten".

El ibarrista Ruanova señaló otros puntos que el espacio político que integra no respaldará. "Trabajar por la seguridad pública de la ciudad no es solamente crear una policía. Hay que hacer una encuesta efectiva del delito, saber qué ocurre y dónde ocurre; hay que trabajar junto con la Justicia. Tampoco coincidimos con la creación de una división de investigaciones dentro de la estructura policial; esa función debe estar a cargo de una policía judicial. Asimismo, debemos insistir en el traspaso de la Policía Federal."

A la par de las críticas, tanto La Ruffa como Ruanova -los opositores que más trabajaron en el tema- mostraron su satisfacción porque Pro aceptó que el estatuto de la fuerza, que el Poder Ejecutivo planificaba establecer por decreto, fuera aprobado por ley, lo que sucederá en aproximadamente 60 días.

La creación de la policía metropolitana será sancionada en la última sesión ordinaria de este mes, o en la primera ordinaria de octubre, o en una sesión especial en septiembre, coincidieron las fuentes.

COMO SERA LA FUERZA METROPOLITANA

Los aspirantes a policías metropolitanos deberán ser mayores de 18 años y tener estudios secundarios completos.


Seguridad e Investigaciones serán divisiones con estado policial; no tendrán ese estado la Policía Científica y Técnica ni los agentes administrativos.


El personal con estado policial estará sometido a un régimen de dedicación exclusiva y no podrá realizar tareas adicionales.


El personal policial no guardará deber de obediencia cuando la orden impartida sea ostensiblemente ilegal o atente manifiestamente contra los derechos humanos.


La Policía Metropolitana será una entidad autárquica administrativa y financieramente.


La participación comunitaria en la seguridad pública se efectivizará en foros de seguridad pública.