Fuente: Noticias Urbanas

El ministro de Educación de la Ciudad, Mariano Narodowski, aceptó la invitación de la Legislatura porteña y concurrió este viernes por la mañana para dialogar con los legisladores sobre el tema becas. Ante la presión de diputados opositores, trabajadores de la educación, docentes y alumnos, la reunión a puertas cerradas, Luego de tres horas de exposiciones, preguntas -muchas de ellas reiteradas- y respuestas escasas e imprecisas, la reunió debió ser levantada entre gritos de repudio al funcionario.

Por Angie Carnevali

El nuevo sistema para el otorgamiento de becas para estudiantes secundarios de escuelas públicas porteños generó fuertes críticas tanto del ámbito político como del educativo. Ante esta situación, la Legislatura solicitó al ministro de Educación de la Ciudad, Mariano Narodowski, que dialogue con los diputados. Aceptando la invitación, el titular de la cartera educativa concurrió este viernes a las 9 de la mañana al Palacio Legislativo. En el edificio lo esperaban, además de los legisladores, numerosos medios de comunicación, padres y alumnos, docentes y dirigentes de los gremios UTE y Ademys.

Por espacio de una hora, la reunión se llevó a cabo a puertas cerradas en el despacho del vicepresidente 1º del Parlamento porteño, Diego Santilli, situación que generó la molestia de varios de los convocados al encuentro, inclusive asesores de diputados que por diversas razones no pudieron estar presentes.

"Vinimos a denunciar vaciamiento de la escuela pública, el achicamiento de becas estudiantiles y la gravedad de las instrucciones dadas a los docentes ante las situaciones de tomas, en las que se les dice que deben abandonar el establecimiento y elaborar listas con los nombres de los alumnos implicados en la protesta. Pero evidentemente el Ministro no nos quiere escuchar y nos deja afuera de una reunión que debería ser pública", dijo ante NOTICIAS URBANAS Ruben Berguier, integrante de la Comisión Directiva de UTE. "Con el discurso de cambiar la cultura, están haciendo un recorte económico y judicializando la protesta. El que impide que haya clases es el Ministro y no los alumnos. El Gobierno quiere ser referente de la mano dura: aumento salarial cero, recorte de becas, listas negras. Narodowski se va a encontrar con la fuerte oposición docente a su gestión el próximo miércoles", agregó el secretario de prensa de Ademys, Carlos Oroz.

Luego de cánticos, gritos y entradas y salidas de legisladores de la oposición se anunció que la reunión iba a ser abierta. "Parece que entendieron que las reglas del juego deben ser parejas y que no se debían hacer privilegios. (Juan Pablo) Piccardo y (Hernán) Lombardi también vinieron en situaciones difíciles a dar la cara y lo hicieron públicamente", comentó a NU, Patricia Walsh. Y la diputada Gabriela Alegre sumó: "El tema se va a centrar en becas y tomas".

El Salón Juan Domingo Perón se llenó rápidamente. Poco más de un tercio del cuerpo legislativo se hizo presente. Narodowski, con dos encargados de seguridad a su espalda, Diego Santilli a su izquierda, a la derecha el vicepresidente de la Comisión de Educación, Fernando de Andreis, y rodeado de legisladores, prensa y público en general comenzó a exponer.

"En el 2001, cuando se inició el programa, se entregaban becas sólo a quienes la necesitaban; las pidieron 12 mil y entregaron 6 mil. En los últimos dos o tres años, las becas eran de 150 a 400 pesos y se les entregaban prácticamente a todos los que la solicitaban. Las becas de 250 pesos se pagaban en 2 cuotas de 125 y la segunda cuota no fue pagada en el 2007. Para nosotros, una beca de 125 pesos es un insulto, son 10 pesos por mes", expresó ante un auditorio expectante. "La beca no es un subsidio universal. Pero todos los que necesiten las becas secundarias la tienen que tener. Es una política de redistribución ya que duplicamos, triplicamos y cuadruplicamos el valor de las becas. Todo cambio genera rechazo, lo que proponemos es un cambio cultural".

Aclarando que el encuentro no era una reunión de la Comisión de Educación y que sólo se realizarían preguntas los legisladores, Santilli cedió la palabra a la legisladora Liliana Parada, quien solicitó explicaciones al Ministro sobre "el criterio para el otorgamiento de las becas, en que se sostiene la reducción en su número, si mantiene el compromiso a mantener el 100 por ciento de las becas en escuelas de alta vulnerabilidad como el colegio de la villa 31, si hay empresas vinculadas al programa y el motivo de la suspensión de clases en la escuela primaria Mariano Acosta".

"No consideramos que haya reducción de becas. Hemos entendido el plazo para presentar solicitudes de reconsideración. En algunas escuelas había una práctica donde los chicos no llenaban los formularios y las becas se les entregaban a todos. Nosotros pensamos que iban a llenar las planillas y no lo hicieron, por eso no se entregaron todas las becas en algunos colegios como el que señala la legisladora", dijo. Y, entre gritos del público, agregó: "Realizaremos el análisis socio-ambiental a posteriori. No hay empresas vinculadas con las becas; y lo que suspende la clase es la toma, no el Ministerio".

La disconformidad ante las respuestas escasas de Narodowski comenzó a manifestarse en continuas y ruidosas interrupciones. "Los chicos tienen derecho a estudias y nosotros a trabajar. No se guíe por la foto de la Nación Ministro, yo le muestro una foto de mi escuela donde estuvimos dando clases a las 2 de la mañana con asistencia voluntaria", dijo con voz al cuello entre solicitudes de silencio de Santilli, un profesor de la Ciudad.

"El 50 por ciento de la matrícula de la Ciudad la atiende la escuela privada. Es lógico que la mitad de los alumnos de escuelas públicas requieran becas, no entiendo por qué se sorprenden del alto nivel de solicitudes presentadas", señaló Silvia La Ruffa. "¿Cuáles fueron los criterios que usaron para el otorgamiento? Parece que cambiaron un criterio arbitrario por otro arbitrario más restrictivo. El Gobierno debe hacer el esfuerzo para cubrir la demanda de becas. Estamos dispuestos a debatir una ampliación presupuestaria", sumó.

"Si se les dieran a todos los que piden volveríamos a las becas de 10 pesos por mes. Si el 50 por ciento de los alumnos están bajo la línea de pobreza, estaríamos en la provincia más pobre del país, y no es el caso", respondió Narodowski.

El micrófono llegó a manos de Patricia Walsh quien, luego de manifestar su "completo desacuerdo con la metodología de la reunión y "la importancia de "escuchar a la comunidad educativa", preguntó sobre la relación de la "Fundación Cimientos en el monitoreo de mil becas, la judicialización de la protesta, el criterio utilizado en la consideración de solicitudes, cuál será el utilizado en la reconsideración, y si hace falta una ampliación presupuestaria o no".

"La Fundación Cimientos no es una empresa y no le cuesta un centavo a la Ciudad, trabajamos con una muestra de mil alumnos y realizamos un seguimiento pedagógico. Una toma de escuela es grave, está mal... son tomas de 18, 20, 50 estudiantes en escuelas de mil. Nosotros nos preocupamos por saber dónde están los 950 restantes", respondió a medias el Ministro, interrumpido por el público que reclamaba que explicara "quién determina el ranking de pobreza para obtener una beca" y "por qué los trabajadores de becas no cobran hace 8 meses".

Esta última pregunta fue repetida por Diego Kravetz, quien también planteó "la ampliación por 100 millones de pesos para subsidios en la educación privada" en contraposición con el rechazo a un incremento presupuestario para becas en la escuela pública, y cuál es el disvalor de que los chicos protesten".

Empezando a contestar por la última, y ante la queja de los trabajadores presentes, Narodowski aseguró que "la protesta no es un disvalor, lo es una toma de escuela". "La ampliación presupuestaria se solicitó para hacer frente a los reajustes salariales. Estamos tratando de ponernos al día con los empleados de becas", dijo.

Diana Maffia subrayó que en las becas debe haber "criterios de universalidad" en grupos de alta vulnerabilidad como "madres y padres adolescentes y menos en hogares sustitutos por orden judicial", y remarcó que en "la Convención de los Derechos del Niño dice que siempre que haya superávit debe ser destinado a niños", y que se está discutiendo por una suma de dinero inferior "a la que gastará la Ciudad para la celebración del Día de la Primavera".

"No hay problema con la plata. La plata está, pero tenemos una visión distinta. Aunque no comparto la opinión, creo que el país se merece un debate sobre la universalización de subsidios en épocas de crisis", remarcó el funcionario macrista.

"A nadie les gustan las tomas, pero sin ellas no tendríamos voto femenino, boleto escolar y muchas otras conquistas más. La pedagogía no se detiene con una toma, se trata de formar personas no sólo de emitir diplomas", dijo Martín Hourest entre aplausos. Y, despertando la sonrisa de Santilli, continuó: "Las visitas socio-ambientales serán más una autopsia que un diagnostico si se hace a posteriori del otorgamiento de becas. Se entregaron 22.600 becas por 16 millones de pesos, están reevaluando 889 solicitudes, si se les otorga a todas el máximo de 800 pesos, apenas se superarían los 17 millones de pesos quedando varios millones de pesos sin ejecutar".

"La pedagogía de la toma no la comparto para este momento. Vamos a invertir todo el dinero, e incluso algo más", respondió.

A su turno, Verónica Gómez volvió a cuestionar "el procedimiento que tiene un criterio claro de desalentar potenciales solicitantes". "Entre los rechazos hay 12 mil chicos de hogares bajo la línea de pobreza. Con 15 mil becas de 600 pesos podríamos ejecutar todo el presupuesto. Solicito que la reunión del 9 de septiembre con el Ministro se realice ¿Además de por TN o La Nación, vio alguna toma personalmente?", preguntó.

Y Narodowski brevemente respondió: "No comparto que estemos desalentando las solicitudes de becas. Muchos casos de las becas negadas fue por que los formularios estaban mal completados. Y no vamos a negociar con las escuelas tomadas".

"¿Por qué en una escuela donde el 100 por ciento de los chicos están en situación de vulnerabilidad sólo entregaron becas al 50 por ciento? No negocia con alumnos en toma, ¿va a negociar con los trabajadores en paro?", preguntó Gabriela Alegre.

Y entre gritos y pedidos de silencio y orden de Santilli, Narodowski se limitó a repetir que "todos los que necesiten las becas y que presenten su solicitud las tendrán".

Gonzalo Ruanova tomó el micrófono y reiteró que "no está claro cuáles fueron los criterios utilizados para el recorte de becas" y remarcó que "la cantidad de alumnos no es un criterio de legitimidad de las tomas, y que las mismas se realizan porque no hay diálogo".

"No estoy de acuerdo con su opinión", dijo Narodowski.

Los gritos, las interrupciones, los pedidos de que responda puntualmente las preguntas se incrementaron. Y Christian Asinelli, ante este marco dijo: "Para hacer preguntas que no contesta prefiero no preguntar y únicamente solicitar que retrotraiga la medida para que los legisladores discutamos los criterios para el otorgamiento de becas y que los nuevos criterios se implementen el próximo año".

"No me parece correcto retrotraer", fue la respuesta.

Ante un clima enfervorecido, Gabriela Cerrutti preguntó sobre el "cero por ciento de ejecución en el presupuesto para políticas de prevención de adicciones en niños, niñas y adolescentes" y planteo la posibilidad de relacionar los subsidios a familias carenciadas "más de 90 mil hogares" con las becas; Parada y Walsh volvieron a pedir el compromiso de presencia del Ministro en la reunión de comisión del próximo 9 de septiembre; y Santilli remarcando que "hay una reunión citada" y que "el lunes" se reunirá con el presidente de la Comisión de Educación, Enrique Olivera, para acordar detalles, levantó la reunión.

Rápidamente, Mariano Narodowski salió del salón mientras una parte del público coreaba "becas para estudiantes y aumento salarial".

Ante NOTICIAS URBANAS, el presidente del bloque PRO, Oscar Moscariello, resaltó que la reunión "estuvo cargada claramente de una intencionalidad política alejada del tema de debate que eran las becas".

"La gran mayoría de los presentes que interrumpieron continuamente el desarrollo del encuentro eran miembros de UTE y Ademys, los cuales están en claro conflicto con el Ministerio de Educación por reclamos salariales", remarcó el legislador.

Sobre el desarrollo del diálogo entre los diputados y Narodowski, señaló que "se repitió un escenario similar al del día jueves". "Hay dos posturas. Por un lado se plantea la discrecionalidad en la entrega de becas, y por otro lado está la propuesta de hacer una selección para que se otorguen a quienes realmente las necesitan. Algunas de las becas que se entregaron anteriormente estaban muy bien orientadas, fundamentalmente las de mayor monto. Ahora estamos en un impasse de revisión de las solicitudes", concluyó.