Fuente: Agencia CNA

En un intento por recuperar el buen diálogo con el matrimonio presidencial, el ex funcionario nacional aseguró que quiere "ser el Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner"

A días de haber dejado la Jefatura de Gabinete, ayer se reunió con legisladores porteños de su espacio político. Les anticipó que no va a criticar al kirchnerismo, que espera recomponer la relación con su ex jefe y que quiere volver a ser su jefe de Gabinete.

"A mí no me busquen para hacer kirchnerismo crítico. Yo voy a hacer kirchnerismo puro. Quiero ser el jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Ahora la cosa está caliente, pero más adelante todo se va a arreglar", les dijo a los asistentes, según publica el diario La Nación.

En la mesa del restaurante I Fresh Market, en Puerto Madero, lo escuchaban los legisladores porteños Diego Kravetz, Gabriela Cerruti, Ivana Centanaro, Pablo Failde, Alicia Bello, Juan Cabandié, Sebastián Gramajo, Silvia La Ruffa, Silvina Pedreira e Inés Urdapilleta, del Frente para la Victoria, y tres invitados del “albertismo”: Sandra Bergenfeld, Víctor Santa María y Marta Talotti.

A Fernández le preguntaron que pasaría si Néstor Kirchner seguía enojado con él. "A Néstor lo conozco yo y no ustedes. Va a estar todo bien, como antes", respondió.

También tuvo unas palabras para el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, pocas, sí, pero contundentes. "Es un inútil total", aseguró.

"No tengo dudas de que hice lo correcto y estoy tranquilo por eso. Estoy seguro de que ellos [por los Kirchner] se van a dar cuenta. Cuando yo descanse y Néstor descanse, seguro que nos vamos a encontrar", afirmó.