Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

Los diputados porteños aprobaron por unanimidad el proyecto por el cual se agilizan los trámites para la habilitación de los 18 estadios de fútbol que tiene la Ciudad. Fue consensuado en torno a las recomendaciones del Poder Ejecutivo y a las inquietudes y propuestas de los clubes.


Este jueves los diputados porteños aprobaron por unanimidad un proyecto que permite la regularización de las habilitaciones de los 18 estadios de fútbol que tiene la ciudad de Buenos Aires. La norma sancionada prevé un plazo de 18 meses y ciertas facilidades para que los clubes cumplan con lo establecido en los códigos para poder acceder a su habilitación definitiva.

Las disposiciones importan un proceso de adecuación periódica, paulatina y permanente de los clubes al régimen normal y general de habilitación. Hasta tanto los estadios puedan adquirir su habilitación definitiva, el proyecto contempla el tiempo estimativo promedio que deberán necesitar los clubes para realizar las modificaciones estructurales y demás trámites administrativos.

Sin perjuicio de ello, el Gobierno de la Ciudad mediante inspecciones, garantizará las condiciones mínimas de seguridad, higiene, funcionamiento y el cumplimiento de metas. Además, otorgaría renovaciones trimestrales de las condiciones precarias y condicionales que poseen los estadios en la actualidad.

El requisito fundamental a cumplir que establece el proyecto, independientemente de los factores financieros, es que el estadio deberá ser un lugar seguro para todos sus usuarios, sean éstos espectadores, protagonistas del partido, funcionarios policiales, representantes de los medios informativos, personal u otros.

Quedan comprendidos en esta norma los estadios de los clubes All Boys, Argentinos Juniors, Atlanta, Barracas Central, Boca Juniors, Comunicaciones, Defensores de Belgrano, Social Español, Deportivo Riestra, Excursionistas, Ferrocarril Oeste, Lamadrid, Huracán, Nueva Chicago, River Plate, Sacachispas, San Lorenzo y Vélez Sarsfield.

La iniciativa sancionada contó con despacho de la Comisión de Seguridad y contó con la adhesión de su par de Desarrollo Económico, y fue el resultado de varias reuniones en las que junto a legisladores expusieron sus inquietudes los representantes de los clubes de fútbol y miembros del Poder Ejecutivo, entre éstos los responsables de las direcciones generales de Habilitaciones y Permisos, de Eventos Masivos, de Fiscalización de Obras, de Registro de Obras y Catastro, de Fiscalización y Control y de la Agencia de Protección Ambiental.

La presidenta de la Comisión de Seguridad, Silvia La Ruffa (Frente para la Victoria), explicó que la norma en cuestión “busca regularizar la situación de una actividad que congrega a miles y miles de hombres, mujeres y niños, como es el fútbol. Además, cabe mencionar que hace muchos años que los estadios están emplazados en la ciudad de Buenos Aires. Sin ir más lejos, el estadio de Defensores de Belgrano está ubicado en el predio actual desde 1910 y, Excursionistas, desde 1912”.

Por su parte, el diputado Martín Borrelli (PRO), autor de uno de los proyectos, aclaró: “Por primera vez en la historia de nuestra Ciudad, los estadios de fútbol deberán poner sus instalaciones en orden con respecto a los códigos de edificación y de habilitación, la Ciudad pondrá todos sus esfuerzos para ayudar a los clubes a cumplir con los requisitos imprescindibles de seguridad e higiene, pero terminado el plazo otorgado, no podrán funcionar sin la habilitación respectiva”.

Por su parte, el diputado Pablo Failde (Frente para la Victoria) señaló: “Los estadios de fútbol de la Ciudad jamás han sido habilitados y funcionan de manera irregular desde su misma inauguración. Por ello, es necesario regularizar esta situación a efectos de que los estadios se adecuen a la legislación vigente sin desatender que en su mayoría tienen más de 40 años de funcionamiento ininterrumpido. Es inadmisible que una actividad de tanta trascendencia popular este funcionando al margen de la legalidad”.

Asimismo, expresó: “Hay que exigirle a los clubes de primera división que coloquen asientos o butacas en todas las tribunas para que no haya más espectadores de pie en las canchas de fútbol. Esto no es una mera cuestión estética, es una medida de seguridad, aporta comodidad a los espectadores, permite verificar la cantidad de público y previene eventuales accidentes”.

Finalmente, la norma sancionada contempla el pedido de Failde. Los estadios de los clubes de primera división tendrán hasta el 1º de agosto de 2009 para completar el 75% del espacio destinado al público con butacas individuales, que deberán extender al total para conseguir su habilitación definitiva.

Por su parte, Martín Hourest (Igualdad Social) cuestionó algunos puntos de la iniciativa. “Si no se puede hacer cumplir la ley deben clausurarse los estadios o bien, suspender el fútbol. Estamos hablando de muchas vidas que se ponen en peligro”.

Mientras que, la diputada socialista Verónica Gómez, dijo: “La solución no es cerrar los estadios sino generar los mecanismos para que los clubes puedan cumplir con los requisitos de seguridad que permitan la habilitación definitiva. A instancias de la legisladora, se introdujeron una serie de cambios en particular al articulado de la ley sancionada.