Fuente: El Cronista

Mauricio Macri podrá salir a colocar su bono de u$s 500 millones para obras de infraestructura, gracias a que la Legislatura porteña votaba anoche el nuevo endeudamiento de la ciudad.

El Jefe de Gobierno porteño consiguió a último momento el apoyo del bloque kirchnerista. En tal sentido, la diputada Silvia La Ruffa explicó que la bancada acompaña el proyecto porque “el endeudamiento es para obras de infraestructura social. Preferimos que estén garantizadas por los recursos que las respaldan”, remarcó.

El bono tendrá una tasa máxima de 13,5% y el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, piensa hacer la colocación en tres tramos, para ir testeando las condiciones del mercado.

El consorcio a cargo de la operación está conformado por Barclays Capital, Citigroup Global Markets y, como banco local, el Macro.

Alvaro González, diputado de PRO y presidente de la Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña fue el miembro informante del proyecto en la sesión de ayer.

El diputado dijo que, “si esta Legislatura no hubiera decidido construir el Foiso, las obras hubieran sido prorrateadas en presupuestos futuros, lo cual imposibilitaría su ejecución”.

“Ya se ha comprometido de manera definitiva, para ejecutar las obras que integran el Fondo, la suma de $ 651 millones y, en forma preventiva, $ 293 millones”, añadió.

El titular del bloque de la Coalición Cívica, Enrique Olivera, anticipó el voto negativo, al igual que Aníbal Ibarra y el socialista Martín Hourest, por considerar que la deuda será cara. Ibarra dijo además que se sobre dimensiona el Estado.