Fuente: Noticias Urbanas

La Ruffa: "En política, a veces es bueno dar marcha atrás"

La diputada porteña Silvia La Ruffa sostiene que "a nivel local, es lícito pensar diferente que el Gobierno nacional". Define a Néstor Kirchner como "un estadista" y asegura que la gestión de Mauricio Macri es "puro título y poca acción de gobierno".

Por Laura Di Marco

"Yo soy conciliadora y reconozco que en política, a veces es bueno dar marcha atrás, o admitir errores. En ese sentido, me parece excelente que Macri haya escuchado a la gente para deshacer las obras de Parque Chacabuco. Está bueno escuchar a los vecinos. Aquí tiene la primera voz de una opositora: me parece excelente lo que hizo", lanza la legisladora kirchnerista Silvia La Ruffa, en la entrevista de NU, en la que reinvidica su decisión de pasarse al kirchnerismo –su ingreso a la Legislatura porteña fue de la mano de Patricia Bullrich. Mirando aquel pasaje a la distancia, dice que fue el mejor camino que pudo haber tomado. Tiene 35 años, es politóloga, y docente en la Universidad de Belgrano, donde se recibió. Está casada y es mamá de una nena de siete años. Sostiene que "Kirchner es un estadista. Por eso eso consideró que su etapa estaba agotada y consideró que Cristina debía seguir. No es para sorprenderse que los porteños estén malhumorados con nosotros. Ya nos lo habían hecho notar en las urnas del 2007".

-¿Y por qué cree que están malhumorados? ¿Por qué les va bien con el modelo K, como dice Cristina? ¿De masoquistas que son, nomás?
-No, bueno, hay una cultura política peronista que nunca fue bien aceptada por los porteños y eso pesa. Claramente, no ha sido la opción triunfadora en las urnas de 2007. Y hay matices también entre los sectores urbanos. Hay un sector, el del cacerolazo, que apoya al campo, que en realidad está en contra de la política de derechos humanos y entonces se apoya en la oposición.

-Pero hay otro sector que no es furiosamente anti K y que apoya la política de derechos humanos y el modelo económico, y sin embargo rechaza a Cristina.
-Primero, el estilo no tiene nada que ver con la política. Yo puedo ser conciliadora, como lo soy, y también creo que a veces hay que dar marcha atrás en la política…

-Usted es, definitivamente, una rareza en el kirchnerismo.
-También creo que debería aumentar la coparticipación porteña para destinarla a la policía y a la Justicia.

-¿Piensa como Macri?
-No, él quiere que la Nación financie el traspaso completamente. Yo planteo que ayude a financiar.

-O sea, tiene ideas propias dentro del kirchnerismo.
-Es lícito, a nivel local, tener ideas distintas al Gobierno nacional. En el caso de la seguridad, yo tengo algunas diferencias, pero en el proyecto nacional, apoyo plenamente este proceso.

-¿Y quiénes cuestionan la actitud del Gobierno con el campo, por ejemplo, no lo apoyan?
-No lo apoyan; no, y son los sectores que se han beneficiado con el modelo productivo. Están descontentos con el kirchnerismo, no hay que descalificarlos o subestimarlos por eso.

-Menos mal que lo dijo.
-Y como no hay ningún opositor que canalice el descontento se alinean con el campo en este conflicto.

-¿Y no cree que hay una clase media porteña –junto a otros sectores urbanos- que cuestiona al kirchnerismo por cuestiones éticas y políticas, como fueron los casos de Misiones, Skanska, Felisa Miceli y la bolsita y ahora la inflación, y no necesariamente porque amen los noventa?
-Bueno, yo también creo que tenemos un problema de comunicación con los porteños porque si hay un lugar que se ha beneficiado con el despegue económico, ésa fue la Capital. Tenemos un país muy machista también, y de algún modo eso influye para que Cristina tenga dificultades.

-¿Tiene miedo de que en las elecciones parlamentarias del año que viene les pase lo mismo que a Menem en el 97 con la Alianza?
-Miedo, para nada. Me parece que ése es un análisis muy centrista, muy unitario. Y aquí estamos en un país federal; en el interior, el apoyo a este proyecto nacional es masivo, enorme.

-¿Qué piensa de la marcha atrás que dio Macri en las obras de Parque Chacabuco?
-Me parece excelente lo que hizo. Es muy bueno escuchar a los vecinos…

-Y de vez en cuando, no viene mal escuchar lo que dice la gente que vota, ¿no?
-Sí, por supuesto. En política, a veces es necesario dar marcha atrás y admitir errores. Lo que podría haber sido interesante es que si hubiera habido comunas, la Junta comunal le hubiera advertido a Macri sobre el impacto ambiental de esas obras que él no decidió y así se hubiera ahorrado dinero público. Porque él ahora quiere deshacer lo hecho, y eso va a costar algún dinero. Si hubiera habido una Junta Vecinal que avisara sobre esta situación, las obras no se habrían llevado adelante. Le diría a Macri que no tenga miedo a las comunas.

-Todos tuvieron miedo a las comunas. Todos dicen que quieren descentralizar, pero a la hora de los papeles tienen miedo a perder poder.
-Pero eso no es así. Pueden ir las dos cosas juntas, sin que el jefe porteño pierda poder y en cambio, el Gobierno gane en eficacia.

-¿Cómo evalúa al gobierno de Macri?
-Es puro título y poca acción de gobierno.

-¿A qué llama acción de gobierno, qué debería hacer, según usted?
-Por ejemplo, gran título de que se iba a cerrar el Borda y el Moyano para hacer otro tipo de política de salud mental. No vimos nada. Se habla de la creación de la Policía, tardaron como 20 días en enviarnos el proyecto. Votamos el bacheo nocturno, nunca se hizo el bacheo de noche. Con la infraestructura de los colegios, lo mismo. Era una emergencia, y se hizo muy poco. La verdad es que para mí fue una sorpresa. Pensaba que con la obra pública se iban a mover mucho más. Pero no veo mucha gestión.

-¿Por qué cree que Cristina bajó en las encuestas?
-No me consta que haya bajado.

-¿Qué significa que en plena guerra entre el Gobierno y Clarín, la Legislatura haya beneficiado al multimedio con una ley que le permite no soterrar los cables?
-Honestamente, no me queda claro que haya ganado Clarín.

-¿Qué sugerencia le dio Alberto Fernández con relación a esta ley durante la última reunión del kirchnerismo porteño?
-La verdad que ninguna, y eso que nos reunimos el jueves antes de votar. No me queda claro, en este caso y en muchos otros, esta interpretación que hacen los periodistas.

-¿Kirchnerista o peronista?
-Peronista, sin duda, pero con una alineación plena con el proyecto nacional que impulsa Cristina.