Fuente: Infobae

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández negó que el ministro de Relaciones Exteriores Rafael Bielsa pida licencia para dedicarse a la campaña electoral y aseguró que el candidato a diputado nacional por la capital seguirá "hasta
que sea diputado" en sus funciones.
Al ser consultado acerca de hasta cuándo continuará Bielsa en su lugar de canciller, Fernández señaló que lo hará "hasta el final".
Fernández formuló estas declaraciones durante la presentación de un libro de la legisladora porteña Silvia La Ruffa sobre seguridad urbana, al que asistieron la subsecretaria de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja, el interventor de la Policía Aeronáutica, Marcelo Saín, y el publicista Fernando Braga Menéndez.
Asimismo, se hizo presente la conducción del PJ porteño encabezada por Víctor Santamaría, Kelly Olmos, el secretario de Descentralización del gobierno de la Ciudad, Hernán Capacciolli y el bloque de legisladores porteños del Frente para la Victoria.
Fernández realizó el prólogo del libro "Debates contemporáneos. Un programa integral de Seguridad Urbana" y durante la presentación, realizó algunas reflexiones sobre la situación actual.
En ese sentido, Fernandez consideró que "lo primero que hay que hacer es un diagnóstico correcto" y aseguró que para encontrar los causantes de la inseguridad es "muy importante" tener en cuenta la situación social.
"El contexto social es un tema central y es un caldo de cultivo para el desarrollo de estas paraculturas o culturas paralelas", aseguró Fernández en referencia a las diferentes expresiones que surgen "cuando uno deja a un sector al margen" de la sociedad. Aunque admitió que "la marginalidad favorece" a cometer más delitos, Fernández resaltó que "el problema no se resuelve con la riqueza" porque, con esa lógica, "tenemos que esperar 14 o 15 años que crezca la economía y el desarrollo".
El jefe de Gabinete también se mostró en contra de la pena capital e indicó que a pesar de que "todos quieren buscar la vía más rápida y (dicen) 'ahora vamos a darle pena de muerte al que mata a una gallina", remarcó que "es una enorme imbecilidad".
Como reflexión final, el jefe de ministros consideró que es "imperioso salir y discutir los temas" vinculados con la seguridad.