Fuente: Crítica de la Argentina

RECHAZAN EL PLANTEO DE MACRI PARA CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN


La vicejefa de Gobierno porteño, Gabriela Michetti, deslizó la posibilidad de una reforma en la Constitución local y desató la polémica. Referentes de todo el arco opositor replicaron a coro y advirtieron que el macrismo pretende “frenar la descentralización”.

Las modificaciones a la Constitución porteña sancionada en 1996 que planea Mauricio Macri afectarían la integración de las futuras juntas comunales, abrirían la posibilidad de dejar de lado el sistema de ballottage para la elección del jefe de Gobierno y de modificar algunas instituciones públicas como el Ente Regulador de Servicios Públicos. El oficialismo necesitaría 40 votos positivos para declarar la necesidad de modificar la carta magna local. Ese número requiere que el PRO consiga aliados, pero no parece encontrarlos fácilmente.

El destituido jefe de Gobierno porteño y actual legislador de Diálogo por Buenos Aires, Aníbal Ibarra, descalificó las intenciones macristas. “El verdadero objetivo de Macri es frenar la descentralización del poder y para no ser tan obvio incorpora otros temas en la agenda”, le dijo a Crítica de la Argentina. Además, destacó que las condiciones del ballotage no deben ser reformadas y que la ciudad no podría controlar los subtes y los colectivos sin el Ente Regulador de Servicios Públicos.

Para Silvia La Ruffa, diputada del Frente Para la Victoria y vicepresidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales, plantear una reforma no tiene sentido porque la ley “es muy joven”. Pero fue mucho más categórica respecto de la Ley de Comunas: “¿Cómo vamos a reformar algo que todavía no está implementado?”, se preguntó.

Martín Hourest, de Buenos Aires para Todos, afirmó que “la Constitución está subutilizada y en lugar de reformarla habría que aplicarla más. Cada comuna debe tener siete integrantes como mínimo para no atentar contra el pluralismo” . Coincidió con el diputado de la Coalición Cívica Sergio Abrevaya quien declaró: “No vamos a apoyar una reforma que atente contra la representación ciudadana”.