Fuente: Parlamentario

La oposición no tuvo contemplaciones con el anuncio de Mauricio Macri sobre la Policía Metropolitana.


Legisladores nacionales y porteños se hicieron eco de la presentación del nuevo organismo policial promovido por el jefe de Gobierno porteño, al que criticaron por tildarlo de "grandilocuente", augurándole un fracaso seguro.

Primero en la fila de las reacciones se anotó, como siempre, el presidente del bloque kirchnerista, Diego Kravetz, quien consideró que Macri no había dicho "absolutamente nada".

"Sólo hablaron de iluminación, senderos seguros, cámaras y podas de árboles. Es exactamente el mismo plan que presentó De la Rúa cuando era intendente", dijo el legislador kirchnerista, para quien "el macrismo sigue haciendo anuncios grandilocuentes pero ninguna obra concreta".

Kravetz sostuvo que "todavía seguimos esperando que Macri anuncie el plan integral de seguridad del que viene hablando y anunciando con bombos y platillos", y planteó que "seguramente mañana vuelvan a hacer otra donde sí expliquen de qué forma quieren cuidar a los vecinos. No han dicho absolutamente nada: sólo hablaron de iluminación, senderos seguros, cámaras y podas de árboles".

"Toda esta parafernalia era para reafirmar lo que todos sabemos: que se esconden detrás del discurso de controlar el espacio público, cuando en realidad lo único que quieren es sacar a los cartoneros de las calles y a los artesanos de las veredas", concluyó el legislador.

"Lamento que a pesar de los fuegos artificiales, Macri siga pensando que la cuestión de la seguridad es sólo un problema policial", dijo la diputada kirchnerista Silvia La Ruffa. La presidenta de la comisión de Seguridad de la Legislatura porteña agregó que "aunque Macri hable de prevención social del delito no tiene idea de lo que habla porque su propuesta sólo se limitó a repetir acciones que ya existen en otros ministerios del área social".

Finalmente, La Ruffa se mostró preocupada por la posibilidad de que miembros de otras fuerzas de seguridad puedan integrar la policía metropolitana sin ningún tipo de restricción: "no queremos una policía con mano de obra desocupada, ni que sea parte del movimiento de los sin gorra", afirmó.

A su vez, el diputado porteño Martín Hourest consideró "vacío" el plan macrista por cuanto, a su juicio, no contiene una "estrategia de cooperación interjurisdiccional con la provincia de Buenos Aires ni con otras fuerzas de seguridad federales desplegadas en la Ciudad".

Se quejó porque el plan "no hace ningún planteo sobre la regulación de la seguridad privada" ni hay "garantía del despliegue más allá de mil efectivos sobre 270 espacios públicos, tal como lo enunció el ministro Guillermo Montenegro".

Un poco más contemplativo, el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Enrique Olivera, dijo esperar que el proyecto de ley que el Poder Ejecutivo prometió presentar este martes "disipe las dudas, por cuanto "hay más incertidumbres que certezas".

De todos modos, aclaró que la Coalición Cívica seguirá "insistiendo para que la Legislatura inicie las acciones judiciales para que el Gobierno nacional transfiera la Policía y los recursos presupuestarios" a la Ciudad.

A través de un comunicado, Olivera sugirió "mejorar la seguridad evitando seguir gravando los bolsillos de los vecinos".

Por su parte, el diputado nacional Roy Cortina expresó que "el plan de seguridad que anunció Macri deja mucho que desear y no tiene casi nada de novedoso".

"Es solamente un conjunto de acciones que ya se venían desarrollando en el Gobierno anterior, como las vinculadas a las podas de árboles, la iluminación, la preservación del espacio público y -pese a la dura oposición de Macri a esas obras- la recuperación de las plazas y parques de la Ciudad, así como otras medidas que se están discutiendo desde hace tiempo en la Legislatura".

Respecto a la Policía de la Ciudad, Cortina manifestó que "es un contrasentido crear una fuerza policial propia y, simultáneamente, condicionar su accionar a futuros convenios con la Policía Federal y seguir reclamando el traspaso de la misma con recursos".

El diputado nacional socialista dijo que "Macri se queda a mitad de camino. Va a poner en funcionamiento un cuerpo de seguridad nuevo, generando una fuente de graves conflictos jurisdiccionales y sin que quede claro de dónde van a salir los fondos que va a usar".

En ese sentido, Cortina señaló: "Frente a las reiteradas negativas del Gobierno nacional, argumentando razones de índole presupuestaria, nosotros hubiéramos preferido reclamar el traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad, aún sin recursos, para poner en evidencia que lo que se está debatiendo es el manejo del poder de coacción en uno de los distritos más importantes del país".

"No obstante, y en razón de nuestro compromiso con la autonomía de la Ciudad, vamos a evaluar la posibilidad de acompañar la creación de la Policía porteña, pero señalando en particular estas y otras objeciones que mejoren el proyecto", finalizó Roy Cortina.

Por su lado, el diputado kirchnerista Christian Asinelli, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura Porteña, señaló que Macri "trabaja en base a intereses personales y la policía es ahora un capricho" y aclaró que "con el impuestazo ya aplicado al ABL y a las patentes de automóviles se podría cubrir tranquilamente este nuevo gasto sin necesidad de otras subas impositivas".