Fuente: Ámbito Financiero

«Qué creatividad», ironizó Carlos Tomada y lanzó la risa, cuando el viernes por la tarde Daniel Filmus coronó con el nombre Centro de Estudios Porteños al nuevo espacio de lanzamiento a la carrera política porteña 2011.

«Cepo», reflexionó Tomada, que pasó de la risa a la carcajada.

Así quedó inaugurada la sede kirchnerista, en San Telmo, a la altura del 800 de Carlos Calvo, formalmente para los íntimos -una tropa de legisladores, funcionarios y aliados-. Se trata de un organismo político que tendrá como eje de subsistencia lanzar críticas a Mauricio Macri, lo que pareció aglutinar a casi todos los campamentos que el oficialismo tenía desparramados en la Capital Federal.

Para eso se armaron comisiones, cada una de las cuales se ocupará de embestir contra las diferentes áreas del gobierno porteño. Pero, además, Filmus busca nutrirse de proyectos e información sobre la Ciudad de Buenos Aires para las próximas campañas, ya que está pensando en repetir postulándose nuevamente para jefe de Gobierno, escalón que perdió el año pasado contra Macri.

Llegaron peronistas y no peronistas, de diferentes rubros y entre ellos el ministro José Lino Barañao. Si había ya ibarristas en esas tenidas, se agregó ahora Carlos Heller, quien fuera el candidato a vice de la fracasada elección donde Filmus disputó el sillón que terminó ocupando Macri, y es socio político del legislador Aníbal Ibarra, ausente en la movida.

En cambio, estuvieron otra vez ex funcionarios y ex legisladores de su gobierno, como Abel Fatala, Roberto Feletti, Sandra Dosch, Alicia Caruso o Eduardo Hecker, además de los asistentes de siempre, como Juan Manuel Abal Medina. Se agregó también el peronista Víctor Santa María, a quien el kirchnerismo PJ aún veía cercano a Jorge Telerman, desaparecido por ahora de la escena local y se incorporó a la movida del oficialismo en Capital, Pablo Lanusse.

Todos, surtidos con los legisladores actuales del Frente para la Victoria, como Diego Kravetz, Juan Manuel Olmos y Silvia La Ruffa, bloque que si bien mantiene de aliado a Diálogo por Buenos Aires (la bancada de Ibarra), apuesta al candidato peronista.

Muchos fueron los que hicieron sus discursos -desde Santa María hasta Fatala-hasta que cerró Filmus, quien, entre otras cosas se manifestó preocupado por «no quedar pegados a D'Elía», el piquetero oficial, pero siempre «defendiendo al gobierno».

«Es poco tiempo el del gobierno de Macri, pero no tomó ninguna medida transformadora», arengó Filmus.