Fuente: Clarín

LA LEGISLATURA APROBO AYER EN FORMA UNANIME LA CREACION DE LA FUERZA

Hasta ahora esas funciones estaban cuestionadas porque el cuerpo había sido creado por decreto. Por eso, salían acompañados por la Federal. Lo forman efectivos de la ex Guardia Urbana, que no llevarán armas.

Por: Daniel Gutman

Un nuevo cuerpo de agentes de control de tránsito fue creado anoche por la Legislatura, con el impulso del gobierno de Mauricio Macri y un amplio consenso de los distintos sectores políticos. De acuerdo al texto de la ley sancionado ayer, ya no será una facultad exclusiva de la Policía Federal detener en la calle a un vehículo que haya cometido una infracción de tránsito o, incluso, pararlo para pedirle la documentación al conductor. También podrá hacerlo este nuevo cuerpo dependiente del Gobierno de la Ciudad, que de todos modos no llevará armas, según lo establece la norma.

La ley fue aprobada con 44 votos a favor y ninguno en contra.
Los agentes de esta nueva fuerza no son otros que los que integraban la Guardia Urbana, el cuerpo creado en la época de Aníbal Ibarra, que fue cuestionado por Macri durante la última campaña electoral y luego reciclado tras la asunción. En el Ejecutivo dicen que los 550 ex guardianes ahora fueron formados para dedicarse exclusivamente al tránsito y que en el futuro se sumarán más agentes.

A pesar de que la ley estará vigente en pocos días, cuando sea promulgada por el Poder Ejecutivo, en el área de Tránsito aseguraron a este diario que los agentes "seguirán saliendo a la calle acompañados por policías durante varios meses más". "Hasta que veamos que la gente empiece a respetarlos", explicaron.
Remera blanca con el logo de la Ciudad de Buenos Aires, pantalón negro y chaleco verde fosforescente es su indumentaria.

Cuando la Ciudad todavía no era autónoma, existieron inspectores de tránsito municipales a los que se conocía como "zorros grises", por el color de su camisa. Ayer, el presidente de la comisión de Tránsito, el macrista Daniel Amoroso, pidió que al nuevo cuerpo no se lo compare con aquél porque éste será "profesional, preparado especialmente, con la tarea de ordenar y controlar el tránsito en la Ciudad".

La Guardia Urbana, en realidad, ya labraba infracciones de tránsito, entre las varias funciones que cumplía. Pero las multas habían sido declaradas inválidas en un fallo de la Cámara Contravencional. Ahora, al tener este cuerpo el respaldo de una ley, el macrismo espera que las actas no sean objetadas.
"Esta ley es necesaria, imprescindible y viene a solucionar una situación de ilegalidad", dijo en ese sentido el kirchnerista Pablo Failde.

"La implementación de esta ley será una garantía para el momento en que se ponga en funcionamiento el sistema de licencia por puntajes, ya que el control estará lo suficientemente afianzado para que el nuevo registro tenga éxito", afirmó la también kirchnerista Silvia La Ruffa, uno de las autoras del proyecto. El registro con puntaje, votado por la Legislatura el mes pasado, entrará en vigencia en agosto.

Desde el socialismo, Verónica Gómez subrayó el valor de esta ley como "un paso que consideramos trascendente para la extensión de la autonomía porteña, en tanto estamos asumiendo con plenitud, y como lo tendríamos que haber hecho hace mucho tiempo, el ejercicio de competencias que nos son propias".
Macri anunció recientemente que la Ciudad creará su propia Policía para prevención de delitos en general, ante la negativa del Gobierno nacional a traspasarle con recursos la Federal.