Fuente: Noticias Urbanas

Aníbal Fernández habló de despenalización del consumo de drogas y las opiniones comenzaron escucharse. NOTICIAS URBANAS consultó a diferentes legisladores porteños. En tanto el Gobierno de la Ciudad no reglamenta la ley de tratamientos de adictos a drogas legales e ilegales.

Por Lucas Schaerer

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Aníbal Fernández, abrió el debate de la despenalización del consumo de drogas tras la presentación en las Naciones Unidas.

En la Legislatura porteña el proyecto para "que se despenalice al adicto y darle una mano", con el fin que su ministerio persiga a los que “nos traen la droga, a los responsables de envenenar a los pibes nuestros", no pasó desapercibido y provocó un debate.

La titular de la Comisión de Seguridad, Silvia La Ruffa, autora de un proyecto para que la justicia penal local se encargue de la persecución de los vendedores minoristas de drogas, expresó su satisfacción por la apertura del debate en un tema que “es cultural no sólo de seguridad”.

La Ruffa, del bloque Frente para la Victoria, señaló que para abrir el debate en un tema que se necesita "consenso social. Y es importante el argumento que hasta hora fracasamos en bajar los niveles de consumo", sostuvo, y añadió "la realidad es que el tema es diferente, por un lado los más pobres se sienten abandonados en el tratamiento de sus hijos y familiares, y en las clases medias la despenalización significa poder consumir sin pruritos".

Quien preside la Comisión de Derechos Humanos, Juan Cabandié, afirmó a este medio que "el ministro no propuso la despenalización de las drogas y ninguna sustancia, lo que marcó es la discriminación de los adictos de los vendedores. Llevamos 18 años del código procesal penal que existe en prejuicio de los derechos de las personas. Las cárceles están inundadas de personas procesadas por el hecho de tener sustancia para su consumo".

"Es urgente hablar de la unificación de criterios para la prevención, hay criterios divergentes entre las ONG’s en el tema. El Estado debe contemplar un único criterio y trabajar en la atención primaria y en los hospitales públicos. Debe haber una contención social para paliar este flagelo", remarcó Cabandié.

Los kirchneristas coinciden en argumentar que la cuestión social y la desarticulación del Estado "es caldo de cultivo para el narcotráfico". "Esto hay que combatirlo, y se lo hace justamente de manera contraria a lo que hace Macri cuando echa personal, desaloja cartoneros y mantiene paralizado el Instituto de Vivienda", concluyó Cabandié la entrevista.

La titular de la Comisión de Salud, Lidia Saya, no cree en la postura del Gobierno nacional "porque no la discuten en el Congreso donde tienen mayoría", y no acepta la despenalización de los consumidores "es una simplificación que no resuelve nada, tenemos que hacer tantas cosas antes de despenalizar, como más servicios y prevención. La despenalización me da un poco de miedo".

La legisladora macrista, que es coautora de la ley de tratamiento de las adiciones, igualmente sostuvo que no acepta la criminalización de los adictos, y justificó al Ejecutivo porteño por el retraso en la reglamentación de la ley de asistencia y prevención.

"Es muy dificultoso lograr instalar en el sistema de salud un nueva metodología para tratamiento de los adictos, y más cuando no hay infraestructura o se necesitan más personal o capacitarlo. Hay muchos problemas, por ejemplo con los servicios de desintoxicación que no están separados en intoxicados con sobredosis y los chicos que se pudieran intoxicar con medicamentos de manera fortuita".

En tanto la impulsora de la ley para tratar de manera interministerial a los consumidores de drogas adictivas, sean legales o ilegales, la kirchnerista Inés Urdapilleta, cargó duramente contra Mauricio Macri.

"En estos momentos estoy haciendo un pedido de informes para que expliquen porque no reglamentan la ley. No sabemos quién es la autoridad de aplicación de la ley y qué acciones directas van a tomar con el tema", sostuvo Urdapilleta que se indigna cuando dicen los macristas que no tiene el Gobierno Nacional volutand de impulsar realmente una solución.

"El Gobierno Nacional puso en discusión este tema y ello ya es importante. Mientras que el macrismo no ataca a la oferta, sólo plantea la asistencia, y esto lo dijo con respecto a las drogas legales, alcohol y psicofármacos, que afectan a mayor cantidad de personas que las ilegales".

La ley para la prevención de las adicciones, sancionada en mayo del año pasado, tiene por objeto que el Ejecutivo porteño garantice un plan integral especializado en el tema.

Además, la iniciativa legislativa propone la creación de un Consejo Asesor de carácter consultivo, honorario y no vinculante para canalizar las necesidades y opiniones del conjunto de la comunidad en torno a la problemática, y de un Registro de Organizaciones de la Ciudad vinculadas a la Prevención, Tratamiento, Reducción de daños y Rehabilitación de personas con dependencia a sustancias psicoactivas.