Fuente: Clarín

APERTURA DE LAS SESIONES EN LA LEGISLATURA PORTEÑA

Se vieron imágenes dramáticas de los problemas de la Ciudad, criticadas por legisladores. Luego, cargó contra las gestiones anteriores y enumeró sus planes. Para la oposición, fue "un acto de campaña".

Por: Nora Sánchez

Baches, veredas rotas, basurales, un gato en la cama de un hospital, un hombre a los tiros en el Bajo Flores. Las sesiones ordinarias de la Legislatura porteña empezaron con un videoclip que mostró a la ciudad de Buenos Aires casi como si fuera Beirut tras un bombardeo. Después el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, leyó un discurso de media hora en tono monocorde. Entre otros puntos, cargó contra las gestiones anteriores e invitó a "reconstruir la ciudad".

La sesión empezó a las 10, con 51 de los 60 diputados porteños. Afuera las calles estaban desiertas, excepto por un moderado operativo de seguridad que no tuvo trabajo. No hubo grupos de adherentes o de protesta.

"Los quiero invitar a que compartamos un video no muy largo antes de dar mi mensaje", leyó Macri (Ver "Imágenes..."). Fueron imágenes dramáticas de los problemas porteños. Durante la proyección, la ex ministra de Desarrollo Social de Telerman y actual legisladora K, Gabriela Cerrutti, amagó con irse pero sus compañeros de bloque la retuvieron. "Entiendo que esté dando impulso a su hija cineasta, pero el coqueto Barrio Parque, donde vive Macri, también es parte de Buenos Aires", comentó después. "Es una provocación poner un video de campaña. Ya no hay tiempo para diagnósticos, es el tiempo de la gestión", pegó el kirchnerista Pablo Failde.

Mientras las miserias porteñas seguían desfilando, desde la bancada de centroizquierda Julián D'Angelo gritó: "¡No vinimos a ver un video!", mientras algunos aplaudían en desaprobación. Macri siguió con la mirada fija en la pantalla, como si no escuchara. Luego, empezó su discurso preguntándose cómo se llegó a esa situación. "Lo que llevó años destruir no se arregla en pocos días, pero lo importante es que estamos en la dirección correcta", dijo antes de llamar a reconstruir el Estado, el tejido social y el Espacio Público.

"Este año tenemos presupuestado triplicar la inversión pública", dijo. "Nuestra primera prioridad debe ser la educación", insistió. Macri se salió pocas veces de libreto. Como cuando se refirió al reempadronamiento de los beneficiarios de subsidios de ayuda social. "Cueva de ladrones -masculló-. La mitad de los beneficiarios eran empleados de la Nación y de la Ciudad".

Macri también retó a los vecinos: "Es una vergüenza que estemos en un cero por ciento de reciclado". Y se acordó de los cartoneros: "Creemos que existen las condiciones para que vuelvan a integrarse al circuito formal de la producción". "Ese fue un error garrafal -le cayó después Martín Hourest, hombre del diputado nacional Claudio Lozano en la Legislatura-. De hecho, los únicos que están reciclando en la Ciudad son los cartoneros".

El agua de la inundación del jueves también se coló en la sala. "La bronca por lo que vivimos aún nos dura. No vamos a sumarnos a la lista de gobiernos que incumplieron sus promesas", afirmó. Y subrayó que sólo se ejecutó un 7,3% de las obras del plan hidráulico. "Nosotros ya estamos avanzando para largar un 73% este año", toreó.

Aníbal Ibarra, ahora diputado, no lo dejó pasar: "El diseño del plan de prevención de inundaciones se terminó a mediados de 2004, durante mi gestión. Ahí se definieron cuáles eran las obras que había que hacer y se pusieron en marcha las licitaciones. Y yo conseguí un crédito del Banco Mundial para la obra principal, la del arroyo Maldonado, por u$s 200 millones. Lo único que tiene que hacer Macri es concretar el plan", recordó más tarde. Y calificó al video como un golpe bajo: "Macri quiere presentar todo como un caos absoluto y habla como si antes no se hubiera hecho nada y como si todo empezó con él". "Todo lo que hizo en su discurso fue repetir slogans de campaña y recordar los números del presupuesto que nosotros conocemos porque lo votamos", dijo la legisladora Silvia La Ruffa.

"Mi sueño es que reconstruyamos esta ciudad. Los invito a que lo hagamos juntos", concluyó Macri. "El discurso rozó el papelón -fue lo primero que dijo Diego Kravetz, jefe de la bancada K-. Fue un acto de campaña sin una sola idea. Todos los anuncios son obras que empezaron gestiones anteriores". Enrique Olivera (Coalición Cívica) observó: "El mensaje importante no es éste, es el del año que viene, cuando va a tener que rendir cuentas de todas las promesas que realizó hoy".

Como era previsible, las opiniones positivas fueron las del PRO, representadas por Daniel Amoroso y Oscar Moscariello y por el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, que juró que el discurso de su jefe había sido muy "propositivo" y defendió al video. "La realidad de la ciudad es esa. Por eso la gente votó tan masivamente por un cambio", comentó antes de alejarse por una desolada Diagonal Roca.