Fuente: Ámbito Financiero

“Todo cocinado”, gratificaban anoche los peronistas, el resultado del congreso del PJ Capital, donde la atracción de la velada fue el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien arengó para el voto por la titularidad de Néstor Kirchner en el partido a nivel nacional.

La tenida fue en la sede de UPCN en el barrio de Once, mientras que el PJ porteño adquiere un nuevo local tras la venta del histórico de la calle Alsina en el centro de la Ciudad.

Allí los congresales –son 180 y hegemoniza el “albertismo”- ungieron además a Víctor Santa María (sindicato de porteros) como titular del congreso, cargo que tenía el legislador Juan Manuel Olmos, convertido tras las formales internas digitadas en vicepresidente del PJ que conduce A. Fernández. Es decir en la práctica, es ese legislador el que organiza la actividad partidaria en la Capital Federal y, como reporta al Suther de Santa María, puede decirse que los porteros concentraron el poder partidario en el distrito que hasta el momento es el más adverso al peronismo.

• Previsible

Fernández expuso por la reconversión partidaria y el recuperar “la representación de los pobres” (¿no lo hacía hasta ahora el peronismo?) y , en definitiva, ansió que en algún momento el PJ recupere espacio en la Ciudad de Buenos Aires. Recibió aplausos y el voto cerrado para que los congresales aprueben la designación de Kirchner en el PJ nacional.

Todo previsible entre esa troupe en la que anotan cargos partidarios también Hétor Capacciolli, Alberto Iribarne, Carlos Tomada, Raquel Kismer de Olmos, Andrés Rodríguez y Silvia La Ruffa.

Fernández les prometió, como premio, que la semana que viene todos visitarán a Kirchner (Néstor) en su búnker de Puerto Madero, donde le llevarán algún documento de adhesión como souvenir.