Fuente: Página 12

El acuerdo al que habían llegado los partidos mayoritarios de la Legislatura para sancionar la Ley de Comunas naufragó ayer, cuando el bloque de diputados kirchneristas sacó a relucir diferencias en cuanto al diseño de las 12 comunas en que había quedado dividido el mapa de la ciudad. Sin embargo, fueron muchos los que atribuyeron la súbita discrepancia kirchnerista en la oposición a una posible convocatoria a elecciones de autoridades comunales para este año. Por ese motivo, la sesión de ayer pasó a un cuarto intermedio hasta el martes 28.
La Legislatura ya aprobó 51 de los 52 artículos de la ley. Sólo faltaba sancionar el punto que establece la división geográfica de la ciudad y una cláusula transitoria que establecía un tope al presupuesto de las comunas en sus dos primeros años de existencia. La fecha de elecciones quedaba fuera de la ley. Pero si la norma era sancionada, quedaba abierta la puerta para que el jefe de Gobierno, por decreto, o la Legislatura, con otra ley para la que se necesitarían sólo 31 votos, hagan la convocatoria a elecciones para juntas comunales en forma conjunta con las legislativas de octubre.
Esa posibilidad, cuentan en la Legislatura, habría puesto en alerta al kirchnerismo. Se habló en esas filas, incluso, de un supuesto acuerdo entre el ibarrismo, el macrismo y el ARI para que las elecciones locales se hagan este año, un escenario que no comparte el gobierno nacional, embarcado en la nacionalización de los comicios.
El vocero del bloque kirchnerista, Helio Rebot, dio otros argumentos para la ruptura: “Hay algunas asimetrías demográficas, entre comunas que tienen 297.000 habitantes (como la que incluye a Belgrano) y otras con 180.000 (como la que integra a Villa Urquiza). Además, hay barrios como Parque Avellaneda, históricamente ligados con Flores, que aparecen junto a Lugano y Soldati”.
Un día antes, Rebot había participado, junto con SILVIA LA RUFFA y Diego Kravetz, de la mesa de negociaciones que integraron el socialista Roy Cortina y el macrista Rodrigo Herrera Bravo, entre otros, en una reunión que se prolongó durante seis horas.
La sesión se empantanó pasadas las 19.30. Las discrepancias derivaron en acusaciones cruzadas. Una reunión de jefes de bloque dispuso, finalmente, pasar a un cuarto intermedio hasta el 28 del corriente, con la intención de arribar a un nuevo acuerdo. Según la Constitución de la ciudad, la Ley de Comunas debía estar sancionada en octubre de 2001.