Fuente: Perfil

EL DEBATE POR LA POLICIA PORTEÑA

Christian Ritondo, legislador del PRO y autor del último proyecto para la creación de la Policía porteña, y Silvia La Ruffa, del Frente por la Victoria y presidenta de la comisión de seguridad, hablaron con PERFIL. Esperan que este año se sancione la ley, y se muestran más comprometidos al diálogo que sus jefes políticos, Mauricio Macri y Alberto Fernández.

Por Andrea Jafelle Fraga

—¿Hay diferencias entre los proyectos del PRO y del FpV?

LA RUFFA: En el proyecto de Christian se pone a la Dirección de Asuntos Internos dependiendo del Ministerio de Justicia. En mi proyecto estaba dependiente de la Policía, pero la verdad es que en este punto voy a sostener la posición de él porque me parece central para garantizar el control y es que no sean los propios policías quienes tengan que auditarse. Más allá de las diferencias, dar este debate es el hecho a destacar como algo positivo.

RITONDO: El traspaso con fondos sería una diferencia.

—Y si eso no ocurre ¿qué alternativas hay?

LR: La Ciudad tiene que pensar qué Policía necesita y a partir de ahí qué recursos requiere y, en el caso de ser necesario, reasignar partidas. El Gobierno de Macri tiene que entender que por ser una de las principales precupaciones de la gente, se podría crear una tasa especial. También podría haber financiamiento internacional y, a lo mejor con una propuesta seria, el resto de las jurisdicciones podría aceptar que se transfieran recursos a la Ciudad.

—¿Qué quiere decir con propuesta seria?

LR: Porque el reclamo aparece como un capricho de un sector. Comparto con el Gobierno nacional que no existe la obligación constitucional de la transferencia de dinero. No es que la Nación hoy se ocupa del delito del narcotráfico y un día decide que deje de ser federal para que sea un delito común. Entonces ahí si correspondería.

R: En la ley Cafiero hay una cláusula transitoria que dice que el Ejecutivo nacional tendrá que definir cuáles son los sectores de la Policía que no son necesarios para defender los intereses federales y ser transferidos a la Ciudad con recursos.

—Ustedes parecen más optimistas al diálogo que el Gobierno nacional y Macri.

R: Aníbal Fernández a veces resulta caprichoso: “Una Policía mía, mía y no se las voy a dar” es demasiado... Por una lado hace un discurso político pero por el otro no ha modificado el sistema de seguridad. La Ciudad va a la coparticipación con un 25 por ciento y recibe sólo el 1,4. No estamos sacando del dinero coparticipable, esto lo puede hacer Alberto Fernández como cuando lo hace con otros elementos.

LR: Eso es así desde el punto de vista contable, pero la situación política de las provincias, con alto nivel de déficit, que no pueden ni afrontar el aumento a los docentes ¿cómo verían que Nación le transfiere a la ciudad mil millones de pesos?

R: No son mil millones. Hablamos de entre 600 y 700. Nosotros recibimos 40 veces menos que un hombre de Santa Fe.

—Ritondo hace referencia a un buen salario para estos nuevos policías.

LR: Hay que terminar con el servicio de adicionales que hoy tiene la Policía, que es una solución para los trabajadores, pero que hace que la calidad de ese efectivo no se pueda aprovechar al 100 por ciento. Los vecinos tienen que entender que tener seguridad sale caro, es antipático decirlo pero es así.

—Sabemos que en la Policía hay negocios espurios. ¿Esta nueva Policía puede tener choques con la Federal?

R: La falla es del Estado, en ese caso. Si hay juego clandestino debe actuar el Instituto del Juego. Si hay venta callejera, la Agencia de Control Comunal debe ejercer el poder de policía. Si el Estado funciona como tiene que ser, la Policía no tiene esas posibilidades.

LR: Seguramente pueda haber una situación compleja, ahora si esto es un acuerdo entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad, la voluntad política va a hacer que las situaciones conflictivas sean aisladas, no la expresión de zona liberada.

—¿Qué va a pasar con los allanamientos, las pericias y el cuerpo forense?

LR: Estamos con otro proyecto que es la creación de la Policía judicial.

—¿Cómo se crea una academia de policías de cero?

R: Es una discusión que tiene que hacerse con el ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro. Hay ciertas cosas que se podrían hacer con la escuela de la Prefectura, de la Federal, hasta tanto se desarrolle totalmente la academia.

—Se los ve muy de acuerdo. Imagino, entonces, que aprobarán la ley de la Policía porteña en poco tiempo.

R: Queremos tratarla este año, no sabemos cuándo.

LR: Con mucha voluntad política, seis meses; con seriedad, un año.