Fuente: El Cronista

TENDRÁ 20 PUNTOS, QUE SE PERDERÁN A MEDIDA QUE SE COMETAN FALTAS

La Legislatura lo aprobó anoche en general, pero al cierre de esta edición había diferencias en un artículo. Se perderá la licencia cuando se llegue a 0.


La ciudad de Buenos Aires será el primer distrito argentino en aplicar un sistema de licencias de conducir con puntaje, similar a los que existen en países europeos como Italia y España, y que tiene como fin disminuir las faltas y los accidentes de tránsito. La Legislatura porteña aprobó anoche en general una norma que otorga a cada conductor un registro con 20 puntos, que serán descontados a medida que sea detectado incurriendo en infracciones. Quienes lleguen a cero perderán el registro.

El denominado “scoring” fue sancionado tras arduas negociaciones entre el oficialismo, la oposición y gremialistas del transporte, debido a la complicada redacción legislativa. El debate arrancó hace dos años y tuvo su punto máximo de tensión en noviembre pasado, cuando los gremios protagonizaron violentos incidentes en una protesta frente a la Legislatura.

La ley fue aprobada en general por 51 votos favorables y uno en contra, tras lo cual los legisladores pasaron a un cuarto intermedio. Comenzará a regir dentro de 180 días, lapso en el cual la Comuna deberá informar a los vecinos sobre los cambios. Los legisladores incluyeron más de 25 faltas, con sanciones que van desde los 2 puntos –ante la ausencia de cinturón de seguridad- y el retiro inmediato de licencia frente a las denominadas “picadas”.

Pese al consenso mayoritario al que llegaron el macrismo, la Coalición Cívica, el kirchnerismo y el ibarrismo, aún persistían al cierre de esta edición algunas diferencias sobre a quién debe aplicarse la falta en caso de que no pueda identificarse al conductor, como sucede cuando se pasa el semáforo en rojo.

El macrismo propuso que siempre se descuenten los puntos a quienes son identificados como responsables de cometer una falta y la oposición quiere que sea aplicada al titular del dominio, quien luego tendrá que hacer su descargo si no era el culpable de la infracción.

Entre las faltas típicas, cada conductor sufrirá una quita de 5 puntos si pasa un semáforo en rojo, supera un 40% la velocidad máxima permitida, cruza de la zona peatonal. La sanción será por 10 unidades en caso de que exista negativa a someterse a control de alcoholemia, o incumpla obligaciones legales.

El titular de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura, el diputado Daniel Amoroso, advirtió que “con el scoring se busca un cambio en la mentalidad de los conductores”. “Esta no es una ley recaudatoria. Lo que queremos es poner límite a la cantidad de accidentes que ocurren en la Ciudad y al mismo tiempo empezar a ordenar el caótico tránsito porteño”, manifestó”:

Para el macrista Martín Borrelli, es una ley equilibrada y justa. “No hace diferencias entre particulares y profesionales y contempla los derechos de los trabajadores”, dijo.

El jefe del bloque K Diego Kravetz, aseguró que “el sistema tiende a ser más preventivo que a sancionar” y coincidió en que su puesta en marcha demandará “un cambio cultural”.

Por su parte, la kirchnerista Silvia La Ruffa, consideró que “la sanción es un paso fundamental en la estrategia de reducción de accidentes de tránsito".