Fuente: La Nación

Inseguridad vial: luego de la sesión en la Legislatura porteña

Desde ahora, no respetar el semáforo podrá tener esa pena; polémica entre Macri y Scioli por el scoring


Los conductores que crucen un semáforo en rojo en la Capital podrán recibir una pena de hasta cinco días de arresto, ya que se tratará de una falta contravencional, de acuerdo con el sistema de faltas que se aprobó en la madrugada de ayer en la Legislatura porteña.

Esta es la única falta comprendida en la nueva ley de licencias por puntaje, sistema conocido como scoring, cuya sanción los legisladores acordaron agravar respecto del proyecto original.

Así quienes crucen en luz roja cometerán una falta contravencional, por lo que además del descuento de 5 puntos establecido en la lista de sanciones que dispone el nuevo sistema, los conductores podrán ser arrestados por hasta cinco días u obligados a pagar una multa que va entre los 300 y los 3000 pesos.

Este punto había trabado el debate y la aprobación en particular de la iniciativa, que entrará en vigor en 180 días.

"En caso de que el conductor no sea identificado, la multa llegará al titular del vehículo y tomarán intervención los fiscales y jueces de falta para determinar quién manejaba al momento de la infracción", explicó la diputada kirchnerista Silvia La Ruffa.

La legisladora explicó que se establecieron cinco días de arresto como pena máxima porque es el mismo castigo que le cabe a quien cruza las vías con las barreras bajas, según el Código Contravencional. Paradójicamente, ambas infracciones sólo restan 5 puntos en el scoring.

El nuevo sistema determina que, en el momento de otorgársele la licencia, cada conductor recibirá 20 puntos, que se le irán descontando en la medida en que cometa infracciones. De quedarse sin puntos deberá realizar un curso de educación vial y aprobar el examen correspondiente o será suspendido para manejar por 60 días. La segunda vez será suspendido directamente por 180 días; la cuarta, por dos años, y la quinta, por cinco.

Ayer, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, celebró la aprobación de la ley de scoring y fue por más: "Queremos que el gobernador Daniel Scioli instale el scoring en la provincia de Buenos Aires", dijo en una conferencia de prensa.

A responderle a Macri salieron el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez. En vez de reconocer el avance legislativo porteño, ambos funcionarios sostuvieron que no servirá de nada si no se instrumenta el Plan Nacional de Seguridad Vial anunciado por Cristina Kirchner esta semana.

"Medida parcial"

"Sin licencia única y sin registro de antecedentes unificado, el scoring es una medida absolutamente parcial, buena pero insuficiente", dijo Randazzo en declaraciones radiales.

Más tarde, Pérez dio la respuesta del gobierno de Scioli al pedido de Macri: "La provincia aplicará un sistema superador al sistema de puntaje que se sancionó en la ciudad. Adherimos y apoyamos la implementación del plan anunciado por la presidenta Cristina Kirchner esta semana. Seremos los primeros en adherir al plan una vez que llegue al Congreso".

La aplicación del scoring ocupó la mayor parte de la conferencia de prensa convocada por Macri, en el día de su cumpleaños número 49. "Es dramático lo que está sucediendo en las calles y rutas del país. Este sistema de licencias por puntaje nos va a permitir a todos terminar con las negligencias al volante", dijo Macri y alertó sobre la necesidad de que el sistema de licencias por puntaje se amplifique a la provincia de Buenos Aires.

"Por lo menos al Gran Buenos Aires -reflexionó-. No sea cosa que le retengamos el registro a alguien y lo vuelva a obtener luego en el conurbano. Este país está lleno de vivos."

Durante la sesión de anteanoche, que se prolongó hasta la madrugada, también se aprobó la protección edilicia del Colegio de La Salle, la conformación del directorio del Banco Ciudad, la ampliación del plazo para ponerse al día con el impuesto de patentes (ver aparte) y la aprobación del convenio por la Autopista Ribereña. Este último acuerdo fue firmado durante la gestión de Néstor Kirchner y establece que el Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vidotambién participará de la decisión, definiendo el modo de operación y el mantenimiento de la autovía.


Concesiones

El jefe de gobierno, Mauricio Macri, reiteró ayer que se volverán a licitar varias concesiones vencidas: "Hay cánones absurdos. Punta Carrasco, que es un lugar enorme, casi como una ciudad dentro de Buenos Aires, paga sólo 2000 pesos por mes. Vamos a relicitar casi todas las playas de estacionamiento y van a tener que pagar mucho más. Ese dinero será destinado a arreglar la ciudad".