Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

La Legislatura porteña aprobó en general el proyecto por el cual se implementará a partir de agosto de 2008 el sistema de licencia por puntos. La norma recibió 52 votos positivos y 1 negativo. Se propondrán cambios en el debate en particular aunque el proyecto está prácticamente consensuado.


Por 52 votos positivos y 1 negativo, la Legislatura porteña aprobó en general el proyecto por el cual se implementará a partir de agosto de 2008 el sistema de licencia por puntos. Resta ahora la discusión en particular del despacho único de las comisiones de Tránsito y Transporte, Justicia, Asuntos Constitucionales y Presupuesto emitieron un despacho único que propone la creación del “Sistema de Evaluación Permanente de Conductores” (con algunas firmas en disidencia parcial).

El mismo se elaboró en base al proyecto consensuado durante varias semanas por el diputado Martín Borrelli (PRO), presidente de la Comisión de Justicia; el diputado Daniel Amoroso (PRO), presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte; la diputada Silvia La Ruffa (Frente para la Victoria), presidenta de la Comisión de Seguridad; y los diputados Pablo Failde (Frente para la Victoria); el diputado Alejandro Rabinovich (Autonomía con Igualdad); el diputado Gonzalo Ruanova (Diálogo por Buenos Aires) y Sergio Abrevaya (Coalición Cívica).

Por el proyecto consensuado, se otorgará a cada conductor un total de 20 puntos. Para la quita de los puntos se tendrán en cuenta sólo las infracciones que ponen en riesgo la vida de terceros (25 de 68) y se determinó que, por su intencionalidad manifiesta de infringir las normas de tránsito, la falta más grave será correr picadas. La misma sería sancionada con la quita de todos los puntos.

En lo que respecta a las faltas muy graves (conducir en estado de ebriedad, superar la velocidad máxima permitida, negarse a un control de alcoholemia o no detenerse en caso de accidente) restarían 10 puntos; las faltas graves como ser cruzar semáforos en rojo o utilizar el celular al manejar restarían cinco puntos; y las faltas menos graves restarían de dos a cuatro puntos.

El conductor que pierda todos los puntos sufriría una suspensión de 60 días, que podrá ser redimida por la realización de un curso; si vuelve a perder todos sus puntos, recibirá suspensiones que progresivamente pueden llegar a cinco años.

Según se acordó y dada la gran difusión que deberá llevarse a cabo para que la ciudadanía conozca el sistema, la norma empezaría a regir a los seis meses, es decir, que comenzaría a implementarse desde agosto.

En lo que respecta a la caducidad o prescripción de las sanciones, transcurridos dos años el conductor que no haya recibido una suspensión recuperará los puntos correspondientes a las multas cometidas. Además, por única vez el contador de puntos volverá a 20 luego del primer año, excepto en los casos en los que el conductor esté inhabilitado (es decir, que tenga 0 en el crédito de su licencia).

Si bien el texto del proyecto está consensuado entre las distintas fuerzas políticas en un 95% hay puntos que no han logrado acuerdo por lo que, durante el debate en particular de la iniciativa, se plantearán diferencias.

Luego de una larga exposición de los distintos sectores que integran la Legislatura, la diputada Patricia Walsh (Nueva Izquierda) votó en contra de la norma. Al respecto, sostuvo: “Mejor que aprobar una ley mala es votar en contra”.