Fuente: Infobae

Desde las 12:30 se lleva a cabo el repudio al incremento del impuesto que, en algunos casos, llegó al 400%. Mauricio Macri se defendió y aseguró que el aumento forma parte de la herencia recibida


La convocatoria para rechazar el aumento desmedido del ABL no resultó ser lo que se esperaba, pese a que la suba ya se hizo sentir en los bolsillos de los porteños, con alzas de hasta el 400 por ciento.

Hubo pocas bocinas que respaldaron la iniciativa lanzada desde las filas kirchneristas, para suspender la suba de la tasa del Alumbrado, Barrido y Limpieza.

La propuesta del "bocinazo" tenía como fin "hacerlo reflexionar a Macri", según las declarciones a Radio 10 de la diputada del Frente para la Victoria, Silvia La Ruffa.

También el jefe de la bancada kirchnerista -Diego Kravetz- habló en Radio 10 y anticipó que la suba traerá un "efecto cascada" que impactará fuertemente en "el vecino común de la Ciudad" y en aquellos que son inquilinos.

Como contrapartida -y pese a la gran cantidad de reclamos surgidos- el jefe capitalino -Mauricio Macri-aseguró en Radio 10 que no dará marcha atrás con el incremento efectivo de tasa de Alumbrado, Barrido y Limpieza, pese a reconocer que "esto tenía que haber tenido un aumento paulatino".

También resaltó que se trata de una suba postergada "hace 14 años" que debió haber acompañado "el proceso de devaluación y el proceso de aumento de las propiedades". "Como ahora es de un saque hay gente que se asusta", dijo.

Asimismo, el líder de PRO informó que los aumentos que mostraron "un error de cálculo" son tan solo 25 mil partidas de un total de 1,6 millón. Por eso, señaló en Radio 10 que los ciudadanos que sufrieron este problema se deben comunicar a Rentas de la Ciudad.

El jefe de Gobierno aseguró que con este aumento "se reestablece el valor de equilibrio".

Y ratificó: "El valor de referencia no es disparatado: es mucho más bajo de los municipios que nos rodean y mucho menor que el 1% de la propiedad que dicta la Constitución".