Fuente: CLARIN

La Ley de Educación Sexual llega a la Legislatura con clima tenso

Los legisladores discuten hoy dos proyectos para implementarla en las escuelas porteñas. Se anticipa una votación cerrada. Habrá un fuerte operativo de seguridad para prevenir incidentes fuera del Palacio.
--------------------------------------------------------------------------------
Horacio Aizpeolea.
haizpeolea@clarin.com






La Legislatura porteña tratará hoy los dos proyectos que pugnan por convertirse en la Ley de Educación Sexual de la Ciudad. Las iniciativas han dividido en dos al Parlamento porteño y ayer cada grupo se adjudicaba para sí la mayoría necesaria de los votos. La sesión de hoy se realizará después una semana cargada de tensión, donde el Gobierno porteño y algunos grupos de izquierda chocaron entre sí y con sectores católicos, a raíz de la muestra artística de León Ferrari y de la llegada de la médica holandesa Rebecca Goomperts, quien promueve la despenalización del aborto.

Uno de los proyectos reunió la mayoría de firmas en la Comisión de Educación de la Legislatura. Es la iniciativa de los kirchneristas Ana María Suppa y Diego Kravetz y de la radical macrista Florencia Polimeni. Detrás de esta iniciativa se encolumnan los diferentes bloques de izquierda, el socialismo, el ARI y diputados independientes (como María Eugenia Estenssoro y Juan Velasco). Dicen contar "con unos 26 votos". Esta propuesta establece que la educación sexual forme parte de los contenidos obligatorios en las escuelas, en todos los niveles de la enseñanza, sin especificar si estos contenidos deben reflejarse en una materia.

El otro proyecto responde a tres diputados aliados del macrismo: Santiago de Estrada, Juan Carlos Lynch y Jorge Enríquez. Y propone que los contenidos sobre educación sexual sean consensuados por cada colegio y su comunidad educativa, y luego supervisados por el Estado. Además, estos temas se abordarían a partir de séptimo grado. Los dos bloques macristas (sin Soledad Acuña ni Polimeni) lo apoyan. "También tenemos el respaldo del bloque Recrear (lopezmurphista) y del Partido de la Ciudad (aliado al ibarrismo)", enumeró De Estrada a Clarín. El proyecto también sería avalado por el radical Vázquez y la diputada Mirta Onega.

La iniciativa de De Estrada, Lynch y Enríquez consta de nueve artículos, donde el 5º, acaso, sea el que más controversias genera en el otro grupo: aquí se establece que serán los colegios "de acuerdo a los fundamentos de su propio ideario y/o proyecto educativo institucional" quienes tendrán a cargo el diseño y la implementación "de su programa de educación sexual". Este será luego transmitido a la Secretaría de Educación porteña, "como organismo de control y supervisión".

El proyecto de Suppa, Kravetz y Polimeni, en cambio, en su artículo 9º establece que "la Secretaría de Educación selecciona y distribuye los contenidos tomando en cuenta las etapas de desarrollo psicofísico (de los alumnos)". Fernando Melillo (ARI) dijo a Clarín que "por una cuestión de salud, de dar igualdad de acceso a la información a los chicos, el Estado no puede desentenderse de un tema como éste". La kirchnerista Silva La Ruffa coincidió en que la educación sexual "tiene que darse como materia obligatoria desde los niveles primarios". Hasta anoche era una incógnita la posición que tomarían las tres diputadas ibarristas (Moresi, Dosch y Caruso).

Fuentes del Gobierno porteño señalaron que sería preferible "que se votara un proyecto único y más equilibrado". Sin embargo, un vocero de la Secretaría de Educación afirmó que esta dependencia "ya ha dicho que quiere que se dicte educación sexual en los colegios. Y según la ley 33, allí se establece que los contenidos curriculares deben ser dictados por el Ejecutivo". ¿Es un tácito apoyo a la ley de Suppa? La legisladora contó que "en la últimas reuniones advertimos dudas en los funcionarios y una intención por eliminar temas, desde la cuestión de género hasta la mención del aparato reproductivo, que derivarían en una ley lavada y vacía de contenido".

La sesión de hoy está convocada para las 14, pero seguramente empezará unas horas después. Santiago de Estrada informó que "fuera del Palacio habrá un fuerte dispositivo policial, aunque no de la importancia del montado cuando se trató el Código Contravencional". También se comentó que se colocarán vallas sobre la peatonal Perú, frente al Palacio, y no una cuadra alrededor del edificio. Al recinto podrán ingresar 120 invitados, cupo que será repartido entre los diputados.

El operativo de seguridad era ayer materia de discusión entre los legisladores: la semana pasada, en el Centro Cultural San Martín, chocaron grupos católicos y los organizadores de la charla que debía dar Goomperts. En la misma Legislatura, incluso, en una de las reuniones abiertas que se hizo en octubre para discutir sobre educación sexual, hubo fuertes cruces y hasta insultos entre grupos enfrentados.