Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

A la creación de la AGIP y la Agencia de Control Comunal se sumó el Ente de Turismo y la Agencia de Protección Ambiental. La última sesión ordinaria de la Legislatura fue muy productiva para Mauricio Macri y Gabriela Michetti. Sólo resta esperar cómo utilizarán las nuevas herramientas.


Cada diputado en hacer uso de la palabra daba cuenta del horario avanzado pero, en la práctica, su discurso no era breve sino todo lo contrario. Lo cierto es que la última sesión especial de la Legislatura porteña y la primera de la nueva composición empezó temprano pero terminó muy tarde.

Además de la conformación de las salas Acusadora y Juzgadora y la sanción de los proyectos por los cuales se crea la Agencia de Control Comunal y se modifica la Carta Orgánica del Banco Ciudad, los flamantes diputados avanzaron en la creación del Ente de Turismo y la Agencia de Protección Ambiental.

Luego de un debate extenso fue creado el Ente de Turismo de la Ciudad, organismo autárquico que dependerá del Ministerio de Cultura porteño. Hasta el momento las políticas turísticas eran ejecutadas por la Subsecretaría de Turismo dependiente del Ministerio de Producción.

El nuevo Ente tendrá un Directorio presidido por el Ministro de Cultura e integrado por un Director Ejecutivo, del sector público, cuatro directores vocales representantes del sector público de la ciudad y seis directores vocales representantes del sector privado turístico de la ciudad. Su funcionamiento requiere quórum de siete integrantes, de los cuales al menos dos tienen que ser del sector público.

Contará con recursos provenientes de los fondos anuales asignados por el Presupuesto General de la Ciudad; subvenciones u aportes que reciba; lo producido por la explotación directa que realice el organismo, el canon obtenido por concesiones, operaciones financieras, de gestión de fondos y operaciones de crédito público que realice el Ente que deberán llevarse adelante a través de los instrumentos que ofrezca al público del Banco Ciudad; entre otros ingresos.

El nuevo organismo deberá cumplir con los objetivos planteados por la Ley de Turismo de la Ciudad para “el fomento, desarrollo y promoción del turismo receptivo, nacional e internacional”.

La ley crea también, en el marco del funcionamiento del Ente, el “Programa de Participación Pública y Privada” integrado por las personas físicas y jurídicas que conforman lo que la ley llama “Cadena de Valor Turística” (aeropuertos, compañías aéreas, esparcimientos, oficinas de atención al turista, Gobierno local, espectáculos de tango, entidades gremiales vinculadas a la temática, además de otras 28 actividades), que participen voluntariamente a través de aportes económicos.

En tanto, la Agencia de Protección Ambiental, entidad autárquica que funcionara en el ámbito del Ministerio de Medio Ambiente y Espacio Público, tendrá entre sus funciones las de proponer políticas y diseñar planes, programas y proyectos tendientes a mejorar y preservar la calidad ambiental de la Ciudad; proponer e implementar acciones vinculadas a la problemática ambiental del Área Metropolitana Buenos Aires en conjunto con las jurisdicciones que la componen; velar por el cumplimiento de las normas en materia de regulación y control del ambiente; establecer los sistemas de mediciones e indicadores de desarrollo sostenible y la aplicación de estándares ambientales en línea con las recomendaciones nacionales e internacionales.

Asimismo, podrá dictar normas de regulación y conservación; implementar una política de investigación y desarrollo en esta materia; promover la utilización de tecnologías limpias; y ejercer el contralor, fiscalización y regulación en la Ciudad, con facultades de recurrir al auxilio de la fuerza pública.

La Agencia será administrada por un presidente designado por el Jefe de Gobierno, quien a su vez designará a los Directores Generales por los primeros dos años. Transcurrido este plazo los cargos serán ocupados por quienes surjan de concurso público. Los recursos de la Agencia se formarán con los fondos que le asigne el Presupuesto y por los ingresos correspondientes a la recaudación en su ámbito de competencia y su gestión financiera, patrimonial y contable estarán sujetos a control interno y externo.

También se estableció que se transferirán a la Agencia de Protección Ambiental del ex Ministerio de Medio Ambiental la Subsecretaria de Política y Gestión Ambiental; la Dirección General de Política y Evaluación Ambiental y la Dirección General de Gestión Ambiental; y del ex Ministerio de Gobierno, la Dirección General de Control de la Calidad Ambiental.

Por otra parte, la Legislatura porteña aprobó una ley que crea la carrera de Técnico Superior en Emergencia Médica en el ámbito de Capacitación Profesional y Técnica dependiente del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad.

La norma, originada en un proyecto de las diputada Silvia La Ruffa y de las ex legisladoras Ana María Suppa y Beatriz Baltroc, tiene por objeto formar técnicos con los conocimientos, aptitudes y habilidades necesarias para que desarrollen sus actividades en la escena prehospitalaria y colaboraren en las salas de admisión de los Departamentos de Emergencia (Salas de Guardia) de las instituciones de salud, bajo el estricto control médico. El requisito para cursar la carrera es poseer título de secundario completo.

El Ministerio de Educación tendrá a su cargo la formulación de los contenidos curriculares y las condiciones atinentes al título habilitante, basándose en las normas internacionales para el ejercicio de la emergentología.

De esta manera, el jefe de Gobierno Mauricio Macri y la vicejefa de Gobierno Gabriela Michetti ya tienen las herramientas que solicitaron con el objetivo “de hacer más eficiente la gestión”. Habrá que ver si los PROs son tantos como dicen.