Fuente: La Nación

Son control, turismo y medio ambiente


El gobierno de Mauricio Macri ya tiene varias leyes que considera imprescindibles para poder administrar mejor la Capital. Luego de un arduo debate en el recinto de sesiones, en el que debieron ser discutidos hasta el hartazgo varios artículos confusos, mal redactados o contradictorios, la Legislatura porteña aprobó en la madrugada de ayer la creación del Ente de Turismo y de la Agencia de Protección Ambiental de la ciudad.

Ambas iniciativas habían sido remitidas por el Poder Ejecutivo junto con el proyecto para crear la Agencia Gubernamental de Control, que también fue sancionado anteanoche, tal como informó LA NACION en su edición de ayer.

La buena predisposición de los diputados a habilitar la discusión de los proyectos solicitados por el gobierno fue reconocida y agradecida ayer por Macri, durante una reunión que mantuvo en el Palacio Municipal con nueve presidentes de bloques opositores, los tres vicepresidentes de la Legislatura y tres diputados de Pro.

Según el macrismo, la descentralización de funciones en estos entes autárquicos y la profesionalización de sus recursos humanos favorecerán la agilidad en la gestión de estas áreas. En Pro consideran que, "con esta reestructuración de la administración pública, hay una demarcación entre política, administración y prestación de servicios, en tres niveles: el ministerial, con responsabilidad política; los departamentos, con responsabilidad administrativa; y las agencias, responsables por proveer servicios".

Desde la oposición, cuestionaron el beneficio que las agencias aportarán a los vecinos y criticaron fuertemente la falta de tiempo para evaluar los borradores y la resistencia a modificar las irregularidades en los textos. Sin embargo, tanto el kirchnerismo como la Coalición Cívica y el ibarrismo optaron por mantener el quórum hasta último momento, según dijeron, para "respetar la institucionalidad" y "no obstaculizar lo primero que el flamante jefe de gobierno pide como herramientas necesarias para gestionar".

"Canal de diálogo"

Ambas cuestiones fueron conversadas ayer entre los diputados y Macri. El jefe de gobierno pronunció las primeras palabras, muy pocas, para "dejar abierto un canal de diálogo institucional" y agradecer la permanencia en el recinto de sesiones para poder discutir las leyes, independientemente de la posición adoptada durante las votaciones.

Participaron del encuentro los kirchneristas Diego Kravetz y Juan Manuel Olmos; Enrique Olivera y Guillermo Smith por la Coalición Cívica; Alejandro Rabinovich, Aníbal Ibarra, Martín Hourest, la socialista Verónica Gómez y Raúl Fernández, por la centroizquierda; Patricia Walsh, de izquierda, y los macristas Diego Santilli, Oscar Moscariello, Martín Borrelli, Cristian Ritondo y Carlos Araujo.

Los legisladores de la oposición aclararon que se había tratado de una circunstancia excepcional y reclamaron a Macri más tiempo para analizar y debatir sus proyectos de ley.

Anteanoche, la iniciativa más cuestionada fue la de crear el Ente de Turismo; esta agencia tendrá un directorio formado por un presidente ad honórem (el ministro de Cultura), un director ejecutivo y diez vocales. La oposición pidió cambios sobre la marcha, a los que Pro se resistió.

Un artículo muy cuestionado estipula que habrá cuatro directores por el sector público y seis por el sector privado turístico. Entre las detractoras figuró la kirchnerista Silvia La Ruffa: "El directorio controlará la actividad de los operadores turísticos. Así, el sector privado termina siendo juez y parte", dijo. Hubo muchos más puntos conflictivos, pero la ley prosperó con pocos cambios.

Al comenzar el nuevo día, por el cansancio de tanta discusión inconducente, la Agencia de Protección Ambiental fue aprobada sin discusión, con los votos de Pro.

Por Angeles Castro
De la Redacción de LA NACION