Fuente: Parlamentario

El diputado porteño Diego Santilli recibió la máxima distinción en un multitudinario acto cargado de emotividad porque ofició de despedida de varios legisladores que dejan sus bancas este 10 de diciembre. Es el caso de Santiago de Estrada, quien destacó que “no nos eligen para que vivamos peleándonos, sino para solucionar problemas”.


Como cada año para esta fecha, el Salón Dorado de la Legislatura porteña volvió a vestirse de fiesta para la realización del acto de entrega de premios Parlamentario 2007 a los diputados de la ciudad más destacados del año.

Una de las características principales del evento fue el clima de camaradería que tuvieron los discursos, en los que se cruzaron permanentemente elogios entre sí. Fue además el acto que sirvió prácticamente de despedida de Santiago De Estrada como máxima autoridad del Cuerpo, cargo que dejará el próximo domingo cuando asuma la nueva administración de la ciudad.

Por eso no llamó la atención que varios legisladores hicieran referencia al actual vicepresidente primero de la Legislatura, como el máximo homenajeado, Diego Santilli, quien precisamente sucederá a De Estrada en el cargo a partir de la fecha señalada.

Con una sonrisa en el rostro, Santilli llamó a De Estrada “nuestro cardenal”, y resaltó de él que “escucha a todos, sea quien sea”, destacando que dejó “un aprendizaje que no vamos a olvidar”. Y concluyó diciéndole a su colega “te voy a extrañar”.

Por otra parte, Santilli advirtió que “no tenemos que apartarnos del camino recorrido hasta ahora”, y destacó los momentos difíciles que debió recorrer esa Legislatura durante los últimos años, citando particularmente la discusión del Código de Convivencia y el juicio político contra Ibarra.

Santilli recordó también su paso por la Cámara de Diputados de la Nación, comentando que según su experiencia personal se trabaja mejor en la Legislatura de la ciudad, a la que resaltó como “la Legislatura del consenso, de la institucionalidad, del diálogo”.

“No sé si fui el más laborioso, pero sé que quiero escuchar a todos”, concluyó Diego Santilli.

Segundo en la encuesta de Parlamentario, Juan Manuel Olmos dijo esperar estar de nuevo entre los más laboriosos el próximo año, “no importa si es primero o décimo”, y elogió particularmente a su colega Ana Suppa.

Precisamente Suppa fue mencionada por varios diputados galardonados, como Silvia La Ruffa, quien la citó como “una gran amiga”.

“Les voy a contar una intimidad -comentó-. Esta Legislatura me dio la posibilidad de tener afectos”, tras lo cual citó a Ana Supa como la gran amiga que le dejó la política.

Marcelo Godoy expresó su deseo de que en la nueva etapa que se avecina en la ciudad, que lo tendrá a él como oficialista, espera “estar a la altura de las circunstancias”; a su vez, la mencionada Ana Suppa aclaró respecto al gobierno que asumirá el próximo domingo que obviamente ella no votó a Macri, pero destacó que la futura gestión tiene un valor agregado, puntualizando que hablaba de Gabriela Michetti. Y en tal sentido señaló a las representantes del género que tendrán deberes ejecutivos a partir de la próxima semana, como la citada Gabriela Michetti, Fabiana Ríos en Tierra del Fuego y Cristina Fernández de Kirchner en la Nación.

Suppa concluyó su discurso diciendo que “Kirchner fue uno de los mejores presidentes de la Argentina”.

Jorge Enríquez también elogió a Santiago De Estrada, de quien dijo que fue “el piloto de tormentas de los últimos cuatro años”, expresando su deseo porque “aprendamos entre todos a construir una ciudad mejor”.

Gabriela Michetti destacó que en la Legislatura, con los representantes de otros partidos, “somos adversarios”, pero subrayó “la amistad cívica que hemos logrado conseguir”.

En vísperas de dejar la Legislatura para convertirse en vicejefe de Gobierno, confió que este mismo lunes había estado “sacando las cosas del despacho”, y remarcó que se le hacía “un poquito difícil dejar este lugar”.

Sebastián Gramajo dedicó su premio a su familia y comentó algo común a todos los políticos. Dijo, al referirse a su hijo pequeño, presente en brazos de la madre, que “parecen huerfanitos”, ejemplificando así la situación familiar que suelen vivir los políticos con sus vástagos.

A su vez, la socialista Verónica Gómez elogió al ministro de Descentralización de la ciudad, Roy Cortina, presente en el lugar, quien en su condición de jefe del socialismo porteño confió en ella, cuando apenas tenía 33 años, para encabezar una lista legislativa en 2005.

Por su lado, Santiago de Estrada recordó para qué son elegidos cada uno de los diputados, resaltó como otros legisladores premiados el valor de los Premios Parlamentario y contó el enorme placer que le daba ver premiados particularmente a Diego Santilli, Juan Manuel Olmos y Gabriela Michetti.

“No nos eligen para que vivamos peleándonos, sino para solucionar los problemas”, destacó el vicepresidente primero de la Legislatura, en el que tal vez haya sido su último discurso como tal.