Fuente: Página 12

EL MACRISMO NO INCLUYO LAS PARTIDAS PARA CONVERTIR A LA ESMA EN UN MUSEO


El proyecto presupuestario presentado por el secretario de Hacienda de Macri excluye la financiación de las obras previstas para construir un Museo de la Memoria donde funcionó la escuela de la Armada. Preocupación en la CC y el FpV. Michetti garantizó las inversiones.

Por Santiago Rodríguez

El presupuesto para el primer año de gestión de Mauricio Macri que su futuro ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, expuso en la Legislatura no incluye la partida para las obras previstas para convertir a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) en Museo de la Memoria. Legisladores de los bloques de la Coalición Cívica y del Frente para la Victoria coincidieron en manifestar su “preocupación” por la omisión, aunque la vicejefa de Gobierno electa y responsable del área en la próxima administración porteña aseguró a Página/12 que “se dará continuidad a todas las políticas tendientes a la recuperación de la memoria y se garantizarán las inversiones necesarias”.

El presupuesto con el que Macri se manejará durante 2008 será tratado por la Legislatura la próxima semana, días antes de su asunción. Lo que aún resta determinar es si el debate en el recinto tendrá lugar el martes 4 o el jueves 6 de diciembre.

En las últimas semanas los elegidos de Macri para su gabinete desfilaron uno a uno por la Legislatura para exponer sobre sus planes para cada una de las áreas. Grindetti visitó el último viernes a los legisladores, quienes señalaron que el presupuesto que les presentó no respeta el convenio firmado días atrás entre la Ciudad de Buenos Aires y la Nación para la recuperación del que fue el mayor centro clandestino de detención de la dictadura militar.

En su exposición sobre los detalles del presupuesto 2008 –que contempla un endeudamiento por 1600 millones de pesos–, Grindetti precisó que tenía una previsión de 15,6 millones de pesos para derechos humanos. El legislador de la Coalición Cívica que preside la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura, Facundo Di Filippo, advirtió de inmediato que así la futura administración local no respeta el convenio firmado días atrás con el gobierno nacional para la recuperación de la ESMA. “Por ese convenio se habían calculado unos 20 millones de pesos para la puesta en marcha del Museo de la Memoria, pero el macrismo no los incluyó”, explicó Di Filippo y expuso su “preocupación” frente a ese hecho.

En el desagregado del presupuesto que llegó ayer a manos de los legisladores, los recursos necesarios para construir el museo en la ESMA por ahora no están. Del total de 15.610.000 pesos asignados al rubro Obras para la Memoria, hay 8 millones previstos para Sitios de Memoria, que en la Legislatura precisaron que “son para Orletti, el Olimpo y el centro clandestino que funcionó en Cevallos al 600”. Completan la partida 5.130.000 pesos para el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, 730 mil pesos para la Plaza de la Memoria en El Atlético y 1.750.000 pesos para la recuperación del espacio público en ese mismo centro clandestino de detención.

“Estamos preocupados ante la falta de presupuesto para el proyecto del museo en la ESMA y vamos a trabajar para que se incluya en prioridades del plan de inversiones”, declaró a este diario la legisladora kirchnerista Silvia La Ruffa, quien enfatizó que “la construcción de políticas de memoria colectiva debe ser considerada una política de Estado”.

A partir del próximo 10 de diciembre, el actual Ministerio de Derechos Humanos y Sociales dejará de existir. Esa cartera se transformará en Desarrollo Social, mientras que Derechos Humanos quedará bajo la órbita de Michetti, como una subsecretaría a cargo del legislador saliente Helio Rebot. La vicejefa de Gobierno electa tomó nota de la preocupación y aseguró la continuidad del proyecto de convertir a la ESMA en Museo de la Memoria.


Diferencias por la deuda

La deuda prevista por Mauricio Macri en el presupuesto porteño para 2008 planteó una división entre el kirchnerismo y su socio Aníbal Ibarra. “Que explique primero qué hicieron con los 1800 millones de superávit que había porque ahora hay déficit”, señaló el ex jefe de Gobierno y anticipó su rechazo a la posibilidad de tomar deuda: “La ciudad –dijo– no necesita endeudarse”. En cambio, el titular del bloque K en la Legislatura, Diego Kravetz, no cerró la puerta a esa posibilidad. “No vamos a aceptar bajo ningún punto de vista endeudamiento para gastos corrientes, pero podemos analizarlo si es para obras públicas”, adelantó.