Fuente: Télam

El futuro ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, presentó los ejes centrales del presupuesto para gobernar la Ciudad. Según sus planes, el gasto superará al de la actual administración y se incrementará en un 24,6% la recaudación impositiva.


El futuro ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, presentó este viernes ante la Legislatura el presupuesto para 2008, que prevé un gasto de 13.000 millones de pesos e ingresos por 11.700 millones, con lo que el endeudamiento previsto será de unos 1.300 millones de pesos.

"Austeridad en el gasto", una "fuerte lucha contra la evasión" y una multiplicación de inversiones de hasta cuatro veces en educación y dos veces en salud, son los ejes de la propuesta de presupuesto que desplegó este viernes el macrismo en la Legislatura.

Grindetti dijo también que la estimación del macrismo sobre el índice de inflación anual de Argentina es de un 10 por ciento, apenas dos puntos más que la que calcula el gobierno nacional.

El PRO prevé que en 2008 la ciudad sumará poco más de 13.000 millones en concepto de gastos, de los cuales 2.900 millones son inversiones, mientras que los ingresos serían de 11.700 millones de pesos. Los 1.300 millones restantes serán deuda que adquirirá la Ciudad.

"En 2009 no va a hacer falta endeudarse más", consideró luego Grindetti en una charla con periodistas.

Para llevar a cabo las obras públicas que estima necesarias para la Ciudad, el PRO propondrá a la Legislatura la creación de un fondo para obras de infraestructura social con control legislativo.

Este fondo manejará un presupuesto de 1.628 millones de pesos que "no podrán ser utilizados por el poder Ejecutivo para gastos corrientes", dijo Grindetti.

Según se anunció habrá un aumento del 24,6 por ciento en la recaudación impositiva y del 28 por ciento en los ingresos totales que recibirá la Ciudad para 2008, entre impuestos, coparticipación y publicidad.

El futuro ministro de Hacienda de Mauricio Macri detalló su plan de presupuesto esta tarde ante la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura porteña y dos horas más tarde dio precisiones en una rueda de prensa junto a Macri y a la vicejefa electa, Gabriela Michetti.

Algunos legisladores, como Martín Hourest (Buenos Aires para Todos) y Silvia La Ruffa (Frente para la Victoria), cuestionaron el endeudamiento para la Ciudad, que sería de unos 1.300 millones de pesos.

Sobre el índice de precios, Grindetti precisó que el PRO prevé un crecimiento económico en el orden del 5 por ciento y una inflación del 10 por ciento, mientras que el gobierno nacional estipula esos datos en 4 y 8 por ciento, respectivamente.

El aumento del gasto se repartirá entre salud (200 millones de pesos) espacios públicos (250 millones), educación (400 millones) y justicia (220 millones).

El gasto total en inversiones para obras públicas previsto por el macrismo es de 2.612 millones, informó Grindetti, y afirmó que la inversión en ese aspecto aumentará del 14 por ciento que destinaba Jorge Telerman al 22,9 estipulado por Macri.

En ese esquema, la idea es lograr un aumento del 19 por ciento en la recaudación de Ingresos Brutos, e incrementar un promedio del 63 por ciento la recaudación de ABL.

Sobre este punto, anunció que el macrismo pedirá a la Legislatura la creación de una comisión que realice un análisis pormenorizado, "vivienda por vivienda", de la aplicación del ABL, y que, mediante un "nuevo sistema valuatorio", contemple la geografía más actual de la ciudad.

En el cerco diseñado por el macrismo para atrapar deudores, está prevista la acción de 1000 agentes nuevos para la recaudación de impuestos y anticipó que apenas asuma el gobierno enviará 10.000 notificaciones a contribuyentes cuya declaración de ingresos brutos no coincide con el registro oficial.

Además, adelantó que habrá un reempadronamiento de unos 6.000 grandes contribuyentes.

"La idea es brindar mayor presencia al órgano recaudador con operativos que serán anunciados y publicitados para no caer en una virtual ’caza de brujas’", expresó.

Para estas implementaciones, el macrismo espera lograr modificaciones al Código Fiscal y la sanción de una ley que habilitará la creación de un organismo porteño similar a la AFIP en el orden nacional.

El futuro funcionario detalló además que se prevé una partida de 380 millones de pesos para aumento salariales de empleados estatales, aunque aclaró que esto será materia de discusiones posteriores con los gremios.