Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

Sin el detalle que tuvieron las presentaciones anteriores pero con mucha claridad, el futuro ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, expuso cuáles serán sus principales políticas. Hizo hincapié en el sistema de emergencias y reconoció que se disolverá la Guardia Urbana.


Este lunes, mientras se producían los graves incidentes entre camioneros, taxistas y colectiveros, en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña se llevaba a cabo la tercera reunión de la ronda de visitas previstas para la discusión del proyecto de Presupuesto 2008.

En esta oportunidad fue el turno del futuro ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, quien explicó las principales políticas que llevará a cabo durante su gestión que comenzará el próximo 10 de diciembres.

De la reunión presidida por el vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Diego Santilli (Juntos por Buenos Aires), participaron los diputados Santiago de Estrada, Álvaro González, Jorge Enríquez, Oscar Zago (Juntos por Buenos Aires), Roberto Destéfano, Marcos Peña, Martín Borrelli, Rodrigo Herrera Bravo, Lidia Saya (Compromiso para el Cambio), Diego Kravetz, Silvia La Ruffa, Marta Talotti, Sebastián Gramajo, Rubén Devoto (Frente para la Victoria), Carlos Araujo, Marcelo Meis, Marta Varela (Recrear), Liliana Parada, Facundo Di Filippo (Coalición Cívica), Alejandro Rabinovich (Autonomía con Igualdad), Pablo Failde (Convergencia), Martín Hourest (Buenos Aires para Todos), Verónica Gómez (Partido Socialista) y Carlos Lo Guzzo (UCR).

Montenegro, quien concurrió acompañado por algunos de sus colaboradores, comenzó su exposición diciendo: “Mejoraremos la calidad de atención al ciudadano, en particular respecto del tiempo de espera, en la Unidad Administrativa de Control de Faltas, en la actualidad colapsada. Lo mismo que en la Dirección General de Estado Civil y Capacidad de las Personas y mejoraremos la seguridad del archivo general de la Dirección General de Estado Civil y Capacidad de las Personas definiendo su reestructuración o mudanza”.

Asimismo, dijo: “Remodelaremos el estado de la Cárcel de Contraventores y lograremos su operatividad. Además, hay que analizar si es necesario avanzar en la construcción de una cárcel de la Ciudad, a raíz de los convenios de transferencias penales de la Nación a la órbita porteña. Es por ello que se presupuestarán las refacciones a la cárcel existente y los pliegos para avanzar con la otra”.

El futuro funcionario también sostuvo: “Es necesario acelerar las obras existentes en el edificio de la calle Perón 2933, a fin de poder mudar la Unidad de Controladores, con el objeto de dar un mejor servicio a los ciudadanos que deben concurrir a ese lugar tanto por el tema de las multas como por el libramiento de libre deuda de infracciones”.

También señaló: “Definiremos los convenios entre el Gobierno de la Ciudad y el Servicio Penitenciario Federal y la Procuración General de la Nación. Estableceremos una eficaz alternativa de solución de conflictos entre vecinos a través de los 15 Centros de Gestión y Participación Ciudadana y propiciaremos el pago voluntario de multas, incluyendo el poder hacerlo por medio de tarjeta de crédito y de la red LINK”.

Por otra parte, dijo: “Descentralizaremos la gestión de resolución de faltas. Analizaremos el convenio firmado con la Universidad Tecnológica Nacional en relación al procesamiento de las faltas de tránsito, porque hay multas relacionadas con la seguridad vial que, por más que salga más caro, deberían ser controladas por el Estado, ya que la idea no es recaudar más sino prevenir. Cuando uno concesiona un servicio, la empresa buscar incrementar su beneficio y nosotros tenemos que buscar que las multas cada vez sean menos porque significará una mejor educación vial”.

Respecto a la emergencia, Montenegro manifestó que se implementará un sistema único y coordinado de emergencias. “Avanzaremos hacia un sistema único y coordinado de atención de las emergencias siguiendo el ejemplo de las principales ciudades del mundo. En la actualidad existe una gran cantidad de números telefónicos que el ciudadano debe recordar a la hora de solicitar diversos servicios de emergencias. El futuro sistema prevé la existencia de un único número de emergencias al que recurrir cualquiera sea la naturaleza de la misma (911). Existirá una mayor coordinación de los diversos organismos con competencia en la emergencia y serán comandados desde un centro único de comando y control”.

Y añadió: “En los últimos dos años la Ciudad ha realizado una fuerte inversión en equipamiento para el área de emergencias. Se llevará a cabo un intenso programa de capacitación con el propósito de obtener el máximo provecho del equipamiento adquirido. Realizaremos un importante número de simulacros (mínimo cuatro por año) del que participarán, además de los organismos del Gobierno de la Ciudad, los organismos nacionales competentes y diversas empresas de servicios públicos.

En tanto, el futuro Ministro sostuvo que se actualizará el Plan Maestro Metropolitano de Defensa Civil: “Es la norma que reglamenta la respuesta a los desastres y emergencias en la Ciudad. Si bien su actualización está prevista, no fue efectuada desde su creación. Se convocará a un grupo de expertos para el análisis y actualización de las hipótesis de amenazas para proceder luego a través de mecanismos de planificación participativa a la actualización del Plan”.

Por otra parte, expresó: “Incrementaremos de manera significativa los controles de alcoholemia en la Ciudad, proyectando la realización durante diciembre de 30.000 controles. Esto responde a cuestiones estacionales, como ser el mayor consumo de alcohol durante los meses de verano, y las distintas celebraciones que se realizan a fin de año, entre las que sobresalen las fiestas de egresados”.

A tal efecto, se incrementará el número de puestos de control de tránsito, proyectando el establecimiento de 50 puestos de control en lugares críticos de la Ciudad, con inspectores de tránsito y personal de Policía Federal Argentina.

“Todo lo enunciado irá acompañado de una campaña publicitaria de comunicación de efecto en seguridad vial orientada a concientizar a la población en orden al respeto y cumplimiento de las normas de tránsito”, afirmó, al tiempo que se comprometió a realizar, en coordinación con otras áreas del Gobierno, “operativos tendientes a evitar la comercialización ilegal de pirotecnia, como así también la venta ambulante”.

Uno de los temas que más expectativa generaba era el futuro de la Guardia Urbana. Montenegro aseguró: “Se disolverá la Dirección General y se reasignará al Cuerpo de Agentes en funciones específicas en materia de seguridad y educación vial, con la capacitación respectiva a la que se sumará una capacitación en primeros auxilios, todo lo cual permitirá contar con un cuerpo de tránsito especializado y propio de la Ciudad, el cual se dividirá en turnos durantes todos los días de la semana, ya sea para controles de tránsito como de alcoholemia. Hoy la Ciudad sólo cuenta con 27 inspectores de tránsito para toda la jurisdicción”.

También manifestó que “se mejorará el sistema de seguridad y prevención del delito en espacio público con el incremento del número de cámaras de seguridad existentes (hoy 26, ubicadas en distintas plazas de la Ciudad), y el mejoramiento tecnológico incorporando un sistema de alarmas inteligente, que permita la detección de riesgos de manera inmediata. El sistema reportará a un centro de monitoreo (que hoy ya existe) con capacidad de retransmisión de datos a los centros de comando de las distintas fuerzas de seguridad”.

Respecto del traspaso de la policía a la Ciudad, el futuro ministro fue muy claro. “Este Gobierno iniciará un canal de diálogo con el nuevo Poder Ejecutivo nacional con el objeto de lograr lo que la ley establece, que es la transferencia de la Policía Federal al Gobierno de la Ciudad, hecho que permitirá una gestión más eficiente, con un mejor control para garantizar la seguridad de nuestra Ciudad”.

“Mientras tanto -agregó- se responderá a la demanda de los vecinos de una mayor seguridad, incrementando la presencia policial en lugares críticos ya sea a través de la contratación de mayores módulos de Policía Adicional (hoy se contratan 75.000 módulos mensuales, se proyecta duplicar esa cifra) así como también a través de la incorporación de 400 nuevos agentes a la Dirección General de Policía Comunitaria de la PFA (que hoy cuenta con 500)”.

Y expresó: “Se proveerá a la Policía Federal de los insumos necesarios para el ejercicio de sus funciones y la instrumentación de los programas de seguridad ciudadana (entrega en comodato de móviles, motos, y aparatos de comunicación). Y se procederá a la entrega de insumos necesarios para una mejor efectividad en la lucha contra el narcotráfico (valija equipada con elementos específicos para ser utilizados)”.

Por último, Montenegro dijo que se elaborará un Mapa del Delito que contenga información veraz, completa y actualizada, que permita diseñar políticas de seguridad y un Plan de prevención del Delito que responda a las verdaderas necesidades de la ciudadanía.

Fueron varios los diputados que hicieron uso de la palabra. La Ruffa pidió algunos detalles sobre la Cárcel de Contraventores y la posibilidad de que la Ciudad tenga otro lugar para albergar delincuentes y quedó satisfecha cuando escuchó de boca de Montenegro que “está presupuestada la elección comunal para el 2008”.

Consultado sobre la regulación de las empresas privadas de seguridad por el diputado Hourest, el futuro funcionario consideró que debía haber y que ésta debía estar bajo su jurisdicción.

Durante muchos minutos, el diputado Enríquez dio a conocer su punto de vista sobre varios de los temas que se habían mencionado en la exposición para “tirarle un centro” a Montenegro, claro que nadie lo vivió como tal.

Otra que no tuvo una intervención demasiado feliz fue la diputada Parada, quien consultó, entre otras cosas a las cuáles ya se había referido acabadamente Montenegro (detalle que le marcó al decirle: “Creo que usted llegó tarde”), sobre la política a impartir a los fiscales. Inmediatamente, el futuro ministro señaló: “Más allá de mi opinión personal, es facultad del Ministerio Público impartir esas consideraciones. Tendrá que preguntárselo a Germán Garavano (Fiscal General de la Ciudad)”.

Por su parte, la defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, dejó algunas inquietudes planeadas, entre ellas la necesidad de contar con alguna instancia dentro del Ministerio para la recepción de denuncias, que hoy recaen en la Defensoría del Pueblo, y la voluntad de concretar una reunión de trabajo con Montenegro.