Fuente: Ámbito Financiero

Empecinado, a pesar de las tres derrotas porteñas de su candidato Daniel Filmus, el jefe de Gabinete definió que seguirá al frente del PJ de la Capital Federal, desde donde podrá imaginar nuevos candidatos para conquistar el voto de sus “soberbios” vecinos, es decir acumular más derrotas en la “isla”, que dice es su propio distrito.

Con la decisión, Alberto Fernández apaciguó una incipiente puja de tribus kirchneristas y a la vez probó de un simulacro de internas a su tropa herida electoralmente.

Pero, algo de folclore quedará en la mitad de las circunscripciones electorales, sólo para los cargos menores de delegados de zona, donde el oficialismo no logró unificar los criterios. Se mantendrá viva así la histórica pelea que, entre Alberto Iribarne y Raúl Padró, cuyos referentes se disputarán la circunscripción 16, en Belgrano, como viene ocurriendo desde 1983.

En cambio, en la conducción hubo, más o menos acuerdo entre la tropa que se repartió las jerarquías de un sello partidario que presume de sobrevivir en el distrito que le es más adverso.

Si el jefe de Gabinete hubiera resignado la conducción, la pelea ya se habría preparado entre el legislador porteño Juan Manuel Olmos –un referente del sindicato que conduce Víctor Santa María (porteros)-y el superintendente de Salud, Héctor Cappaccioli. Olmos ganó la pulseada y será vicepresidente del PJ Capital, mientras que el funcionario albertista no ocupará cargos en la grilla, pero tendrá algunos nombres propios en el surtido sonde se anotaron también actuales funcionarios del Gobierno porteño que deja Jorge Telerman. Como “una mixtura generacional” fue definido el armado que bendijo, como es usual, con lapicera, Fernández.

Tampoco seguirán en la mesa principal los ministros Daniel Filmus y Carlos Tomada, pero el saliente del gabinete, Iribarne, se conformará con la posición de su hija Inés, que será también vice, pero segunda. La seguirá el gremialista Andrés Rodríguez en la vicepresidencia tercera.

Como secretario general irá el legislador porteño Cristian Asinelli, quien debutó la semana pasada estrenando la banca que dejó Alberto Pérez, jefe de campaña de Daniel Scioli, quien renunció para emigrar como titular del gabinete del gobernador bonaerense electo.

Otros cargos

La nómina la completan, entre otros, el secretario de Cultos de la Nación Guillermo Oliveri; María del Carmen Bianchi (titular de Bibliotecas populares y esposa del legislador saliente Miguel Talento); Carlos Montero, Alicia Bello, Mara Brawer (Filmus) y Federico Saravia (Telerman).

Iribarne, además, junto con la legisladora La Ruffa se ocupará de la conducción del Instituto de Capacitación política, que aseguran se reactivará a partir de 2008.

Con el cierre de listas, que ocurrió el sábado, y sin interna para los principales cargos, se formalizará el 16 de diciembre la nueva presidencia del jefe de Gabinete. Para llegar a ese punto, hasta ahora el PJ salteó todos los pataleos de quienes amagaron con impugnaciones. Sólo Juan Carlos Ortiz Almonacid se presentó para rechazar el cronograma, pero la Justicia electoral desestimó la demanda.

Tampoco intentaron ocupar lugares los peronistas que animan hoy las filas de Mauricio Macri; por ahora, la “unificación” de boletas no tendría mayores tropiezos.

Por otra parte, la mayoría la retuvo el sindicato de Santa María, quien va de delegado al congreso del partido y deja así la secretaría general, con la idea de sumarse a la conquista del PJ nacional junto a Néstor Kirchner.