Fuente: La Nación

Las faltas graves y gravísimas tendrían una pena menor; sólo empezaría a regir pasados 180 días


En la semana en que comenzarán las definiciones sobre el futuro del proyecto de ley para establecer un sistema de puntaje para los conductores, el jefe de gobierno electo, Mauricio Macri, opinó ayer que el sistema "debe tener alguna flexibilidad" para "la gente que está en el transporte público", como choferes de taxis o de colectivos. Y los legisladores, al parecer, van a hacerle caso.

Según pudo saber LA NACION, el borrador que preparan en la Legislatura sobre el proyecto de scoring bajará la cantidad de puntos que se restan por faltas tanto moderadas, como graves y gravísimas; habrá una redacción especial para taxistas y remiseros que usen celulares al conducir; se analizará en detalle reducciones de puntos por exceso de velocidad y se podrán recuperar tres puntos de los quitados en un falta después de realizar un curso de educación vial. La resta de puntos por las faltas graves y gravísimas sólo empezaría a funcionar 180 días después de la promulgación y reglamentación de la ley y tras una campaña de información.

Estas concesiones apuntan a que los gremios del transporte automotor acepten la norma. En ese sentido, representantes de taxistas, camioneros y colectiveros se reunirán hoy, a las 11, para delinear su propuesta, por debatirse en la mesa de diálogo convocada por los legisladores para mañana.

"Estamos trabajando para que la ley se concrete. Pero no estamos haciendo una concesión. Nosotros decimos: «puntaje sí» y se tiene que aprobar antes de fin de año", dijo el diputado Pablo Failde (Convergencia).

El proyecto original en estudio en la Legislatura porteña otorga 20 puntos a los conductores en el momento de entregarles la licencia, por un período de cuatro años. Si el automovilista comete faltas de tránsito graves o gravísimas (como manejar ebrio o drogado, por ejemplo), los puntos se irán restando. Cuando el titular del registro se queda sin puntos se lo inhabilita por 60 días, la primera vez; después, por 90, y, luego, según el criterio del Tribunal de Faltas porteño.

En el proyecto original -rechazado por los gremios y que provocó una batalla campal frente a la Legislatura la semana pasada- penaba las faltas gravísimas con una quita de entre 11 y 14 puntos; las graves, con una de entre 10 y 7, y las moderadas, de entre 6 y 3.

El borrador en el que se trabaja por estas horas, que tiene acuerdo de los bloques macrista y kirchnerista, propone que quienes cometan faltas moderadas tengan una quita de entre 1 y 4 puntos; cuando la falta sea grave, de 5 a 8, y quien incurra en una muy grave, de 9 a 12 puntos. "También existe la posibilidad de que el conductor recupere tres puntos, sólo una vez al año, después de realizar un curso de educación vial. Además, estamos analizando una redacción especial para taxistas y remiseros que utilicen el celular como herramienta de trabajo", explicó Silvia La Ruffa (kirchnerista).

Además está en debate la quita de puntos por exceso de velocidad: sólo restaría puntaje sobrepasar el límite del 20 por ciento del máximo permitido, según proponen los legisladores. Otro punto de conflicto es que se brinde información a las aseguradoras sobre los conductores. En los Estados Unidos, donde el sistema funciona muy bien, los seguros son más caros si el chofer reincide en sus faltas.

"Este sistema es racional, ha sido aplicado en todo el mundo y busca evitar las infracciones, y no recaudar dinero por ello. Para la gente que está en el transporte público habrá que tener alguna flexibilidad, porque no es lo mismo. Pero el sistema hay que establecerlo", dijo Macri ayer en declaraciones a Radio Continental.

Martín Borrelli, diputado por Pro, aclaró que Macri no se refería a un "régimen especial", sino a que hay puntos que confunden legalidad con seguridad.

Por Laura Rocha
De la Redacción de LA NACION


Encuentro en Nueva York

Mauricio Macri se reunirá el miércoles próximo con Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, en esa ciudad, a fin de generar un ámbito de reflexión y de propuestas de seguridad y medio ambiente entre las ciudades de México, San Pablo, Nueva York y Buenos Aires. Macri estará acompañado por el designado ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, y el secretario de Relaciones Internacionales de Compromiso para el Cambio, Diego Guelar. Macri y Bloomberg intercambiarán experiencias, con una reunión anual de los alcaldes, e informes semestrales técnicos para mostrar los avances en ambas áreas.