Fuente: Clarín

REPRESENTANTES DE TAXISTAS, CAMIONEROS Y COLECTIVEROS SE REUNEN HOY CON LOS PRINCIPALES REFERENTES DE LA LEGISLATURA

Macristas, kirchneristas y telermanistas acordaron votar el proyecto antes de fin de mes. Si bien reconocen que habrá concesiones a los gremios, afirman que no negociarán faltas graves, como el exceso de velocidad.

Por: Daniel Gutman

Los principales referentes de la Legislatura porteña acordaron ayer darle su apoyo a la ley registro con puntaje, pero con algunas modificaciones respecto al dictamen que se aprobó el lunes en la comisión de Tránsito. El macrismo, el kirchnerismo y el telemarnismo decidieron hacer algunas concesiones a los gremios del transporte en el texto de la norma, pero al mismo tiempo asumieron un compromiso al que no habían llegando antes: que la ley será aprobada.

La idea es recorrer un camino intermedio: los legisladores creen que ahora quedaron obligados a sacar la ley, para no aparecer ante la opinión pública como permeables a la presión de los gremios, aunque abren un canal de diálogo y negociación.

La novedad llegó un día después de los violentos choques con la Policía que protagonizaron en la puerta de la Legislatura taxistas, camioneros y colectiveros, que se oponen al proyecto, y que anoche amenazaron con un paro general para el próximo 29. Los incidentes, con fuerte repercusión política, dejaron 22 heridos, varios de gravedad, aunque ayer estaban todos fuera de peligro. Luego de la pelea los sindicatos anunciaron un paro general para el día siguiente, que fue suspendido unas horas más tarde gracias a una gestión directa del presidente Néstor Kirchner con el jefe de la CGT, Hugo Moyano.

En la Legislatura, el kirchnerismo y el telemarnismo ya habían anticipado su apoyo a esta ley y el escenario legislativo quedó definido ayer por la mañana, cuando Mauricio Macri salió a respaldar por los medios el sistema de puntaje. Así comprometió en el apoyo a su bloque legislativo, que hasta entonces no se había pronunciado claramente.

El vicepresidente primero de la Legislatura, el macrista Santiago De Estrada, se juntó ayer en su despacho con Diego Santilli (jefe del bloque macrista), Diego Kravetz (kirchnerista) y Alejandro Rabinovich (telemarnista). En la reunión también participó la kirchnerista Silvia La Ruffa, una de las principales impulsoras del proyecto.

En ese encuentro se comenzó a trabajar en un análisis del texto y todos coincidieron en que, como una concesión a los gremios, se pueden eliminar del sistema de puntaje determinadas faltas que no tienen que ver con el comportamiento al manejar sino con el estado del vehículo.

Son por ejemplo, las fallas en los dispositivos de seguridad, los problemas en el sistema de iluminación o las deficiencias en los neumáticos y en los espejos retrovisores.

El criterio es que estas infracciones, además de no ser tan graves, en el caso de los conductores profesionales no son responsabilidad de ellos sino de los empresarios.

Los legisladores dicen que no estarían dispuestos a negociar, como factor de descuentos de puntos, las cuestiones que tienen que ver con peligrosidad al conducir, como el exceso de velocidad, el cruce de un paso a nivel con barreras bajas o haber tomado alcohol.

Estas cuestiones serán discutidas hoy en una reunión a la que fueron convocados los representantes gremiales en la Legislatura. Ese encuentro fue programado el lunes a la tarde, en medio de la tensión que siguió a los hechos de violencia y como parte de la negociación que permitió que ayer no hubiera un paro del transporte.

De todas maneras, desde los gremios ayer se siguió atacando el proyecto. El dirigente camionero Pablo Moyano -hijo del jefe de la CGT, quien el lunes había calificado la iniciativa como "un cachivache"- sostuvo que la ley "es inútil e inservible".

La legisladora La Ruffa le dijo a Clarín que la idea es que el 26 de este mes se apruebe un despacho conjunto de las dos comisiones que faltan -Justicia y Presupuesto- y que tres días después la ley se vote en el recinto.

"La Legislatura no puede dar marcha atrás por un apriete", explicó De Estrada, y agregó: "De todas maneras, en este proyecto hay que distinguir lo que son responsabilidades propias del conductor, y ponen en peligro a la sociedad, y lo que no lo son. Si alguien cruza una barrera baja hay que ser muy severo. Pero sería un disparate afectar el registro si le falta un farolito trasero. Hay que manejarse con criterio y racionalidad", explicó el legislador.

En la misma línea, para Diego Kravetz "hay puntos que son revisables, para no perjudicar a los trabajadores. Las infracciones que tienen que ver con el estado de los vehículos son responsabilidad de la patronal, así que no se puede afectar a los choferes".