Fuente: La Prensa

Terminó mal la manifestación de taxistas, colectiveros y camioneros frente a la Legislatura para protestar por el proyecto aprobado en comisión que establece un sistema de descuento de puntos por infracciones de tránsito que puede llevar a la inhabilitación para conducir. Hubo enfrentamientos con un saldo de 22 agentes y 5 manifestantes heridos. Fue pasado a disponibilidad un agente que se distinguió por su ferocidad. Los gremios del transporte levantaron el paro que habían decretado en caliente.


El proyecto de ley que establecía puntajes para las faltas de tránsito, derivó ayer en un serio enfrentamiento entre policías y taxistas con heridos y detenidos, en tanto un paro del transporte por 24 horas anunciado por los gremios fue levantado tras un acuerdo para suspender el nuevo régimen y someterlo a debate -ver recuadro-.

Veintidós policías y cinco manifestantes resultaron con heridas de diversa consideración cuando se enfrentaron ante la Legislatura en el marco de una protesta realizada por los taxistas contra el proyecto de ley.

Los policías heridos, uno de ellos de gravedad, fueron derivados al hospital Churruca, mientras que los manifestantes, que también fueron detenidos, se encuentran en el hospital Argerich.

En tanto, un policía que golpeó a un manifestante que se encontraba en el suelo fue pasado a disponibilidad por orden del Ministerio del Interior.
Los gremios del transporte que abarcan a camioneros, choferes de colectivos, ferroviarios de La Fraternidad y trabajadores de subterráneos, además de portuarios, habían anunciado un paro de 24 horas a partir de la medianoche.

EL DEBATE
La Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña, que preside el diputado Jorge Sanmartino, había aprobado el despacho del proyecto de ley que establecía el "Sistema de Evaluación Permanente de Conductores" (SEPC) que sólo fijaba puntajes para las faltas "graves y muy graves" -ver recuadro-.

Asimismo, la Comisión aseguró que el proyecto que derivó en incidentes "contempla la mayoría de las sugerencias realizadas por los gremios" y definió a la protesta sindical como “reacción desmedida”.

El cuerpo legislativo manifestó "sorpresa" por el malestar expresado por los trabajadores, porque los gremialistas colaboraron con la iniciativa durante "seis meses", mientras los sindicalistas dijeron rechazar "totalmente" el sistema de puntos propuesto para regular la tenencia de licencias de conducir.

Además de los diputados que la integran, participaron de una reunión en la Legislatura dirigentes sindicales de sectores del transporte automotor de carga y de pasajeros, encabezados por Pablo Moyano, titular del sindicato de camioneros de Capital y Gran Buenos Aires.

El dirigente de los camioneros fue precisamente quien mantuvo una fuerte discusión con la diputada María Florencia Polimeni, que cuestionaba las pretensiones de los sindicalistas para aplazar el tratamiento del nuevo régimen.

“Hace cuatro meses que venimos conversando para consensuar el proyecto y en función de lo pedido por los distintos sindicatos, hemos exceptuado de la puntuación a las falta leves y moderadas”, dijo Sanmartino, cuando culminó la reunión.

La determinación de los diputados integrantes de la Comisión de Tránsito y Transporte de dar curso al texto del proyecto de ley, tuvo inmediata repercusión entre los dos centenares de trabajadores que manifestaban en la calle Perú, frente al edificio de la Legislatura.

DISTURBIOS
En tanto, la Policía Federal confirmó que son 22 los policías que resultaron heridos en los alrededores de la Legislatura porteña tras chocar con manifestantes sindicales.

El comisario Daniel Rodríguez, de la Policía Federal, precisó que “hay un total de 22 policías heridos, entre ellos algunas mujeres, y uno de los agentes permanece en terapia intensiva”.

Rodríguez agregó que “esta persona está con pérdida del conocimiento. Recibió un golpe contundente con un palo, lo que le provocó la caída al piso, y allí siguió recibiendo golpes con palos”.

El jefe policial también ratificó que hay “cinco manifestantes que sufrieron heridas, que están detenidos en el hospital Argerich”, a quienes se le secuestraron elementos punzantes y dos bombas caseras “que contenían pólvora negra y óxido de aluminio en su interior”.

Rodríguez comentó que los incidentes se generaron cuando un grupo de sindicalistas intentó “ingresar de forma imprevista a la Legislatura, para lo cual hicieron uso de elementos contundentes”, aunque el taxista Viviani desmintió que trabajadores de su sector hayan pretendido entrar al edificio.

EL REGISTRO POR PUNTOS DESATÓ LOS CONFLICTOS
La Legislatura porteña aprobó ayer en comisión el proyecto de ley que establecerá el Sistema de Evaluación Permanente de Conductores (SEPC), que fija un sistema de licencia de conducir por puntos y sanciones por faltas graves o muy graves, incluyendo la inhabilitación temporal para conducir.
El proyecto, cuyos principales autores son la legisladora kirchnerista Silvia La Ruffa y el socialista Alberto Pérez, promueve crear el SEPC, que consiste básicamente en la asignación inicial de veinte puntos a todos los conductores habilitados o por habilitar en la ciudad de Buenos Aires.

Se fija entonces una escala que asigna el descuento de determinado puntaje según la falta que se cometa y al llegar a cero el infractor quedará inhabilitado para conducir por un tiempo determinado.

Durante ese lapso el infractor deberá aprobar un curso especial sobre educación vial y prevención de accidentes de tránsito como condición para ser rehabilitado.

La reincidencia en llegar a cero punto, hará crecientes los períodos hasta llegar a los diez años de inhabilitación, tras la cuarta repetición.
Los puntos constan en el Registro de Antecedentes de Tránsito existente dentro del Régimen de Faltas y caducan a los cuatro años de asignados. En cada rehabilitación se vuelven a asignar veinte puntos.

En las escala de las faltas graves y muy graves sancionables con descuento de 3 a 6 puntos, entre otras, figuran: el no uso de cinturón de seguridad; condiciones mínimas de seguridad del vehículo (sistema de frenos, dirección, suspensión y sistema de rodamiento); transportar un número de personas mayor a la cantidad de plazas del vehículo; y transportar menores de 12 años en el asiento delantero.

También se establecen sanciones por conducir utilizando auriculares o sistemas de comunicación de operación manual continua (celulares); circular con limpiaparabrisas rotos; cargar combustible con las luces del vehículo encendidas y el motor en marcha.

Habrá descuento de siete a diez puntos, entre otras causales, por no respetar las prioridades de señales u órdenes de la autoridad de control o no respetar señalizaciones como semáforos. Merecerán similar resta de puntos la colocación de faros o luces adicionales a excepción de dos faros rompenieblas y otros tantos con luces de freno. Igual será para los casos de falta de certificado vigente de la verificación técnica periódica.

En la vías rápidas los vehículos podrán marchar a 100 kilómetros por hora, excepto los transportes de carga y pasajeros de más de 3.500 kilos de peso bruto, para los que la velocidad máxima será de 80 kilómetros por hora.
En las avenidas la máxima será de 60 kilómetros por hora, excepto Figueroa Alcorta, del Libertador, Costanera Rafael Obligado y Brigadier General Juan Facundo Quiroga, donde la máxima podrá ser de 70.

En tanto, en calles y colectoras de vías rápidas la máxima permitida será 40 kilómetros por hora y en pasajes 20.

Asimismo, habrá un descuento entre once a catorce puntos para quienes corran picadas, se nieguen a un control de alcoholemia, manejen alcoholizados, y no colaboren en accidentes en los cuales el conductor esté involucrado.


EL PARO DE TRANSPORTES AL FINAL FUE LEVANTADO
El titular del gremio de taxistas, Omar Viviani, informó que fue suspendido el paro del transporte que había sido anunciado por los gremios del sector, ya que “existe el compromiso de que la ley de evaluación de conductores sea suspendida y discutida para efectuar un debate en profundidad”.

Viviani, acompañado por el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, anunció el levantamiento de la medida de fuerza que se había originado tras el enfrentamiento entre policías y taxistas frente a la Legislatura.

Viviani aseguró en conferencia de prensa que en virtud de que se había arribado a un acuerdo con los legisladores para suspender el proyecto de ley se levantaba la medida de fuerza de los gremios del transporte.

A su vez, Moyano calificó como "cachivache" el proyecto de ley y señaló que “hablamos con todos los ministros antes de decidir el levantamiento del paro”.

El anuncio de la deposición de la medida de fuerza se efectuó a las 19.30 tras una jornada de especulaciones en la que se había anunciado el corte total de los servicios públicos de transporte que incluía taxis, colectivos, camiones, subterráneos y hasta de los trabajadores portuarios que se extendería por 24 horas y que comenzaría hoy a las 0.

Conocida la medida de fuerza, el gobierno porteño anunció que en la jornada de hoy los automovilistas podrían estacionar sus vehículos en cualquier calle de la ciudad sin tener que pagar un estacionamiento.

Los integrantes de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña, que ayer debatieron y sancionaron la nueva ley manifestaron su sorpresa ante la reacción de los sindicalistas ya que dijeron que habían contado con el apoyo y habían tenido en cuenta las sugerencias gremiales.
Sin embargo, el secretario adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones, Pablo Moyano, que participó del debate, dijo que los gremialistas del transporte rechazan "totalmente" la propuesta legislativa.

“Un grupo de legisladores porteños presentó un proyecto de ley que incluye el tema del registro por puntos, que nosotros rechazamos totalmente”, sostuvo Moyano.