Fuente: Télam

Lo ordenó el ministro del Interior, Aníbal Fernández. Se trata de un guardia de infantería que participó de la represión en la batalla campal que tuvo lugar en las inmediaciones de Plaza de Mayo. En tanto, se informó que hay 22 efectivos y cuatro trabajadores heridos y cuatro personas fueron detenidas.


El proyecto de ley que establecía puntajes para las faltas de tránsito, derivó este lunes en un serio enfrentamiento entre policías y taxistas con heridos y detenidos, en tanto un paro del transporte por 24 horas anunciado por los gremios fue levantado tras un acuerdo para suspender el nuevo régimen y someterlo a debate.

Veintidós policías y cinco manifestantes resultaron con heridas de diversa consideración cuando se enfrentaron ante la Legislatura en el marco de una protesta realizada por los taxistas contra el proyecto de ley.

Los policías heridos, uno de ellos de gravedad, fueron derivados al hospital Churruca, mientras que los manifestantes, que también fueron detenidos, se encuentran en el hospital Argerich.

En tanto, un policía que golpeó a un manifestante que se encontraba en el suelo fue pasado a disponibilidad por disposición del Ministerio del Interior.

Los gremios del transporte que abarcan a camioneros, choferes de colectivos, ferroviarios de La Fraternidad y trabajadores de subterráneos, además de portuarios, anunciaron un paro de 24 horas a partir de la medianoche, pero la medida de fuerza fue levantada cuando se arribó a un acuerdo para suspender el proyecto de ley.

El titular del gremio de taxistas, Omar Viviani, acompañado por el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, anunció en conferencia de prensa que en virtud de que se había arribado a un acuerdo con los legisladores para suspender el proyecto de ley se levantaba la medida de fuerza de los gremios del transporte.

A su vez, Moyano calificó como "cachivache" el proyecto de ley y señaló que "hablamos con todos los ministros" antes de decidir el levantamiento del paro.

La Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña, que preside el diputado Jorge Sanmartino, había aprobado este lunes por la tarde el despacho del proyecto de ley que establecía el "Sistema de Evaluación Permanente de Conductores" (SEPC) que sólo fijaba puntajes para las faltas "graves y muy graves".

Entre las faltas principales iban a estar el conducir ebrio, realizar picadas, utilizar antiradares o facilitar el vehículo para que lo conduzcan menores de edad.

Además de los diputados que la integran, participaron de una reunión en la Legislatura dirigentes sindicales de sectores del transporte automotor de carga y de pasajeros, encabezados por Pablo Moyano, titular del sindicato de camioneros de Capital y Gran Buenos Aires.

El dirigente de los camioneros fue precisamente quien mantuvo una fuerte discusión con la diputada María Florencia Polimeni, que cuestionaba las pretensiones de los sindicalistas para aplazar el tratamiento del nuevo régimen.

"Hace cuatro meses que venimos conversando para consensuar el proyecto y en función de lo pedido por los distintos sindicatos, hemos exceptuado de la puntuación a las falta leves y moderadas" dijo a Télam Sanmartino, cuando culminó la reunión.

La determinación de los diputados integrantes de la Comisión de Tránsito y Transporte de dar curso al texto del proyecto de ley, tuvo inmediata repercusión entre los dos centenares de trabajadores que manifestaban en la calle Perú, frente al edificio de la Legislatura.

El proyecto, cuyos principales autores son Silvia La Ruffa y Alberto Pérez, promovía crear el SEPC, que consiste básicamente en la asignación inicial de 20 (veinte) puntos a todos los conductores habilitados o por habilitar en la ciudad de Buenos Aires.

Se fijaba entonces una escala que asigna el descuento de determinado puntaje según la falta que cometa y cuando llegue a 0 (cero) el infractor quedará inhabilitado para conducir por un tiempo determinado.

Durante ese lapso el infractor debía aprobar un curso especial sobre educación vial y prevención de accidentes de tránsito como condición para ser rehabilitado, entre otros puntos.

En tanto, la Policía Federal confirmó esta tarde que son 22 los policías que resultaron heridos en los alrededores de la Legislatura porteña tras chocar con manifestantes sindicales.

El comisario Daniel Rodríguez, de la Policía Federal, precisó a Télam que "hay un total de 22 policías heridos, entre ellos algunas mujeres, y uno de los agentes permanece en terapia intensiva".

Rodríguez agregó que "esta persona está con pérdida del conocimiento. Recibió un golpe contundente con un palo, lo que le provocó la caída al piso, y allí siguió recibiendo golpes con palos".

El jefe policial también ratificó que hay "cinco manifestantes que sufrieron heridas, que están detenidos en el hospital Argerich", a quienes se le secuestraron elementos punzantes y dos bombas caseras "que contenían pólvora negra y óxido de aluminio en su interior".

Rodríguez comentó a esta agencia que los incidentes se generaron cuando un grupo de sindicalistas intentó "ingresar de forma imprevista a la Legislatura, para lo cual hicieron uso de elementos contundentes", aunque el taxista Viviani desmintió que trabajadores de su sector hayan pretendido entrar al edificio.