Fuente: La Nación

Prevé castigos para los infractores y hasta inhabilitaciones


La comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña dio ayer despacho favorable al proyecto de ley que contempla la creación de un sistema de evaluación permanente de conductores (SEPC), por medio de un sistema de quita de puntos por faltas graves o muy graves, que establece sanciones que incluyen la inhabilitación temporal para conducir.

Aunque, según el secretario general de los taxistas, Jorge Viviani, el Gobierno se habría comprometido ayer a suspender la ley a cambio del levantamiento del paro, está previsto que el proyecto ahora pase a ser analizado por las comisiones de Justicia y de Presupuesto de la Legislatura, y luego sea tratado en el recinto. El llamado sistema de scoring , cuyos principales impulsores son los kirchneristas Silvia La Ruffa y Alberto Pérez, consiste básicamente en la asignación inicial de 20 puntos a todos los conductores habilitados o por habilitar en la Capital.

A partir de allí, se fija una escala que asigna el descuento de determinado puntaje según la falta que se cometa y, al llegar a cero, el infractor queda inhabilitado para conducir por un tiempo determinado.

Durante ese lapso, el infractor deberá aprobar un curso especial sobre educación vial y prevención de accidentes de tránsito como condición para ser rehabilitado. La reincidencia en llegar a cero punto hará crecientes los períodos de inhabilitación hasta llegar a los diez años tras la cuarta repetición.

Los puntos constarán en el Registro de Antecedentes de Tránsito (RAT), existente dentro del Régimen de Faltas, y caducarán a los cuatro años de ser asignados. En cada rehabilitación se vuelven a asignar veinte puntos.

Las faltas se dividirán en graves (7 a 10) y muy graves (11 a 14). Por caso, las faltas leves, como estacionamiento indebido, no serán castigadas con la quita de puntos. El diputado kirchnerista Pablo Failde aseguró: "Uno de los pedidos de los sindicalistas al que accedimos fue que no se computaran para la disminución de puntos la comisión de faltas leves y que sólo fueran las faltas graves y muy graves las que se tuvieran en cuenta para todos, profesionales o no, por igual".

En la escala de las faltas graves están la violación de las señales u órdenes de la autoridad de control, como semáforos, señales verticales y demarcación horizontal, y las normas de tránsito de carácter general. Y entre las faltas muy graves figuran, por ejemplo, la de conducir alcoholizado, pues está prohibido manejar cualquier tipo de vehículo con más de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre.

Antes de que la comisión aprobara el dictamen del proyecto, hubo una reunión entre legisladores y representantes gremiales, encabezados por Pablo Moyano, del gremio de camioneros, quien mantuvo una fuerte discusión con la diputada María Florencia Polimeni (radicial), que cuestionaba las pretensiones de los sindicalistas para aplazar el tratamiento del nuevo régimen.

El legislador Jorge San Martino (Recrear), presidente de la comisión de Tránsito y Transporte, expresó ayer su preocupación por las actitudes violentas. "No se compadece el comportamiento de algunos sectores sindicales con la actitud que en todo momento tuvo la comisión de Tránsito que escuchó sus peticiones."

Puntos clave


Scoring: a cada conductor se le asignarán 20 puntos. Las faltas se dividirán en graves (de 7 a 10 puntos) y en muy graves (de 11 a 14 puntos).


Inhabilitación: al llegar a cero por primera vez, el infractor quedará inhabilitado para conducir durante un período comprendido entre 30 y 60 días. En el caso de los choferes profesionales, la inhabilitación estará supeditada a la evaluación del controlador de faltas.


Sin excepciones: el proyecto contempla la disminución de puntos de acuerdo con las faltas para todos los conductores, sin discriminar si son particulares o profesionales.